Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRÉDITOS RÁPIDOS Y SEGUROS

La crisis dispara el negocio de los Montes de Piedad

El 20% de los nuevos clientes es de origen extranjero, eminentemente de habla hispana o marroquí.

El crecimiento del volumen de préstamos de los Montes de Piedad españoles, que en el primer trimestre del año fue de 10%, es muestra de la crisis económica que afronta el país. El repunte en los costos de los carburantes, el alto precio de financiación de los créditos por el aumento continuado del euríbor desde hace más de un año y la desconfianza de los consumidores por la inestabilidad del mercado, son algunos de los factores principales por los que cada vez más ciudadanos acuden a estas entidades especializadas en operaciones de empeño contra joyas, piedras preciosas y obras de arte, entre otros.

El reciente auge de los montepíos ha sido ligero pero constante desde 2006, cuando se registraron 242.864 préstamos por un importe de 103 millones de euros y un saldo vivo acumulado de 160 millones.

En 2007 hubo un leve aumento tanto en el número de préstamos concedidos como en el saldo final respecto al ejercicio anterior.

La mayoría de operaciones se realizaron por cantidades muy pequeñas que en algunos casos fueron de 50 euros. El importe medio, que da una idea muy certera de la función de estas instituciones, fue de 447 euros. el año pasado, se otorgaron 242.727 préstamos por un importe de 108.70 millones de euros. A 31 de diciembre estaban en vigor 367.220 préstamos, con un saldo final de 171.38 millones.

Las altas tasas de inflación que está registrando la economía española desde hace meses ha incentivado significativamente el negocio durante los primeros tres meses de 2008 con un incremento del 6,44%, que ha situado el saldo en 181,42 millones de euros, un 10,1% más que el mismo periodo del año anterior. La cantidad de préstamos en vigor a 31 de marzo pasado se situaba en 380.279, lo que representa un aumento interanual cercano al 5%.

Para la Confederación Española de Cajas de Ahorro (Ceca), el comportamiento del negocio durante el primer trimestre y las condiciones económicas actuales permiten entrever un crecimiento superior a lo largo del año. No obstante, aunque las condiciones externas inciden, para la patronal los Montes de Piedad no son el reflejo de una carencia del sistema, sino de una buena adaptación a las necesidades sociales y económicas de la población, en tanto que -añade la CECA- sus créditos son los de concesión más rápida de todo el sistema financiero y además el importe medio concedido es de los más bajos.

Además de la actividad principal del crédito prendario se prestan otros servicios como la recuperación de morosidad, la tasación y operaciones testamentarias complejas debido a que cuentan con cuantiosos legados en joyas u otros objetos de valor.

Así, en 2007, por ejemplo, se realizaron 529 tasaciones y se tramitaron 410 expedientes entre partidas de defunción y operaciones testamentarias.

300 años de historia

 

La historia de los montepíos en España se remonta a 1.702, cuando se crearon para combatir la usura imperante de los prestamistas de la época, quienes cobraban intereses muy elevados, lo que impedía que los menos favorecidos accedieran a créditos. Si en ese momento los clientes eran campesinos, pequeños comerciantes y artesanos, entre otros, hoy son de manera creciente trabajadores inmigrantes, tanto así que el 20% de los nuevos clientes son extranjeros mayoritariamente marroquíes y de habla hispana. El resto de la clientela lo abarca el grupo de la economía doméstica de limitado poder adquisitivo, y en menor medida personas con dificultades coyunturales o que ven en éstos centros una alternativa cómoda para solucionar sus necesidades financieras en el corto plazo.

Dentro de los 21 Montes de Piedad, enmarcados dentro de la vertiente social de la actividad financiera y crediticia de las Cajas de Ahorro, el más antiguo y representativo de España es el Monte de Piedad de Madrid, que cuenta con los porcentajes más altos del sector aunque su actividad sea muy pequeña en comparación con el negocio del Grupo Caja Madrid. Los datos más recientes demuestran que durante 2007 esta entidad alcanzó 158.805 operaciones para un saldo de cartera de 69,7 millones de euros; 58.485 clientes y un total de 78.747 préstamos concedidos.

Unicaja asignó 40.773 préstamos durante el mismo periodo, mientras que Bancaja alcanzó los 16.516, Cajasur 12.634, Cajasol 12. 259, Ibercaja 11.948 y la Caja de Canarias un total de 10.949.

El resto de Montes registró préstamos inferiores a los 10 mil, así: Caja Duero dio 8.762 préstamos, Caja Granada 8.619, Sa Nostra 8.105, Caja España 7.499, CajAstur 5.789, La Caixa 5.496, CajaCanarias 4.404, Kutxa 3.712, Caixanova 2.487, Caja Cantabria 1.944, Caja Círculo 517, Caja Vital 226, Caja de Badajoz 159, y finalmente Caja Navarra, que no registró préstamos nuevos durante el ejercicio pero mantuvo 105 en vigor.

Menos intereses

Esta clase de créditos son muy competitivos frente a las cajas de ahorros y las casas de compraventa, debido al bajo coste de los intereses, que oscila entre 5% y 8,5%, y a los 12 meses establecidos para el pago del préstamo. Los Montes de Piedad son un servicio de caja de ahorro que concede créditos pignoraticios, es decir, los que se conceden sobre un bien (joyas, obras de arte, etc.). Una vez que el interesado lleva sus prendas, éstas son evaluadas por un tasador quien determina su valor y sobre el que se concede el 70% mientras la caja se queda con ellas durante un año.

Transcurrido este tiempo el cliente debe devolver el dinero. De no hacerlo la entidad ofrece tres posibilidades consistentes en renovar el crédito por un año más, cancelar la mayoría del préstamo y los intereses devengados para recuperar la prenda, o finalmente renunciar a recuperarla. En el último caso, ésta se saca a subasta, a la diferencia entre el monto prestado y el obtenido en la puja se le restan los gastos generados por el crédito y ese total se ingresa en la cuenta del cliente. De todas las garantías empeñadas durante el pasado ejercicio, tan sólo el 4,6% salió a subasta mientras que las demás fueron recuperadas o se renovó el empeño.

Este bajo índice demuestra que dicha opción crediticia es de las más viables que ofrece el mercado.

Etiquetas