Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MACROECONOMÍA

La crisis del ladrillo, el precio del crudo y los 400 euros se 'comerán' este año el superávit del Estado

En los cuatro primeros meses del año la capacidad de financiación estatal alcanza los 8.900 millones, un 56% menos que en 2007, por el retroceso de la recaudación fiscal.

La crisis que vive el sector de la construcción, los altos precios del petróleo y la deducción fiscal de 400 euros aprobada por el Gobierno para ayudar a las familias a superar la desaceleración económica se 'comerán' este año el superávit del Estado. El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, confesó este martes que 2008 terminará con las cuentas estatales "en equilibrio". Los datos hasta abril reflejan ya con bastante crudeza la situación pues, en términos de contabilidad nacional, el superávit se queda en 8.907 millones de euros, un 55,9% menos que en 2007, mientras la recaudación impositiva cayó (un 6,9% interanual) por primera vez desde 1993.

El colchón se desinfla a gran velocidad. Aunque el Gobierno afirma que el estado de las cuentas públicas es "cómodo" hasta la fecha, ya anticipa que vendrán tiempos peores. El saldo positivo en el primer cuatrimestre es producto de unos recursos financieros (ingresos) de 55.125 millones de euros -un 9,9% menos- frente a unos empleos no financieros (gastos) que crecieron un 12,1% hasta los 47.218 millones.

En relación con el Producto Interior Bruto (PIB), el superávit en lo que va de 2008 se queda en el 0,79%, muy por debajo del 1,2% de un año antes. En términos de caja -que contabiliza ingresos y pagos cuando efectivamente se realizan- el superávit fue de 8.376 millones, un 49,3% por debajo de los 16.505 millones de 2007. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, advirtió la semana pasada que los 400 euros de deducción en el IRPF -que mermará en 5.000 millones la recaudación fiscal de este año- agotaban la capacidad de maniobra del Gobierno para adoptar nuevas medidas 'anti-crisis'. Este martes, el profesor de la Universidad de Economía de Berkley Pier Olivier Gourinchas, que recibía en el Banco de España el VII premio Germán Bernácer de apoyo a la investigación en macroeconomía, advirtió que el recurso al superávit puede impedir que los precios y los salarios se ajusten. Es decir, que tirar de la reserva puede elevar la inflación a medio plazo.

La culpa de un enfriamiento tan acusado, apuntó Ocaña, la tiene en gran parte el pobre comportamiento de los recursos de naturaleza fiscal, impuestos y cotizaciones sociales, que representando el 95,8% de los ingresos del Estado, se desplomaron un 10,6%. La recaudación de los tributos directos cayó un 5,9%, algo menos que la de los indirectos, que se hundió un 7,9%. Hay que tener en cuenta que hasta ahora el impuesto de Sociedades se ingresaba en abril y que, desde este año, ese plazo se amplía hasta el 5 de mayo, con lo que el descenso del 59% experimentado en la recaudación de este tributo no es comparable con el ejercicio anterior.

Pymes y ladrillo

Ocaña resaltó que a pesar de que la recaudación por IRPF "sigue mostrando gran fortaleza" (gracias a las retenciones del trabajo, que avanzaron un 9,8%, y del capital, que crecieron un 27,3%), los impuestos indirectos -que recogen de forma automática el comportamiento del consumo- fueron el gran lastre del cuatrimestre. Con el precio del petróleo en los 130 dólares por barril y la actividad inmobiliaria congelada, las empresas lo están pasando muy mal.

La recaudación por IVA cayó un 10,2% interanual en términos generales, un 15,7% en el caso de las pymes (las más afectadas), y un 2,9% entre las grandes corporaciones. Entre las compañías directamente relacionadas con la construcción -incluidas las firmas proveedoras como las instaladoras de suelos, cocinas, electricidad o los mismos vendedores de pisos- el retroceso de la actividad y, por ende, de los pagos por IVA, fue "muy superior" a la media, resaltó Ocaña.

Hidrocarburos

Los impuestos especiales se elevaron hasta los 6.352 millones, un 1,6% más, con un repunte de la recaudación por las Labores del Tabaco del 9,1% frente a un descenso del 3,1% -derivado del menor consumo de gasolinas y gasóleos- en el del tributo sobre Hidrocarburos.

Los pagos no financieros sumaron 47.870 millones, con un aumento interanual hasta abril del 5%, mientras gastos financieros ascendieron a 6.853 millones, con un alza del 10,8%. Los pagos por gastos de personal fueron de 7.409 millones, lo que supone un 6,4% más y las transferencias corrientes crecieron un 6,6% hasta los 26.729 millones.

Carlos Ocaña explicó que el Gobierno pretende resolver la reforma de la financiación local de forma paralela a la autonómica, para lo que ha acordado con la Federación Española de Municipios y Provincias -que reclama 7.000 millones por gastos que "no corresponden a los ayuntamientos"- la formación de grupos de trabajo que aborden el asunto cuanto antes.

Etiquetas