Despliega el menú
Economía
Suscríbete

VENDIMIA

La cosecha de uva será este año hasta un 40 por ciento menor en alguna denominación de origen

La cosecha de uva este año será inferior a la de la pasada compaña y en alguna denominación de origen, como es el caso de la de Calatayud, puede ser hasta un 40 por ciento menor, a causa del negativo impacto que tuvo en la floración de la vides las intensas precipitaciones de mayo y junio.

Según han informado fuentes de las cuatro denominaciones existentes en Aragón, Campo de Borja, Calatayud, Cariñena y Somontano, el descenso se producirá en todas ellas, aunque no afectará a la calidad de la uva, que esperan sea muy buena. En su conjunto, según las citadas fuentes, en esta vendimia se recogerán en torno a unos 136,5 millones de kilos de uva, frente a los 167,6 millones de la pasada campaña.

La Denominación de Origen (DO) Campo de Borja prevé una cosecha de unos 30 millones de kilos de uva, aproximadamente un 25 por ciento menos que en 2007, año en el que se recogieron 39,4 millones de kilos. El presidente de la D.O., Gregorio García, tras explicar que el descenso de la cosecha se ha debido a las abundantes lluvias de mayo y junio, ha asegurado a Efe que la calidad de la cosecha será "muy buena", siempre que no ocurra "ninguna desgracia climatológica a última hora".

La variedad más afectada por las precipitaciones ha sido la garnacha, la mayoritaria en los viñedos de Campo de Borja, y de la que se espera recoger entre un 30 y un 35 por ciento menos que en 2007.

La denominación, que ampara a 17 bodegas y 7.400 hectáreas de cultivo, comenzará la vendimia en torno al 8 ó 9 de septiembre, unas fechas más tardías de las habituales, que suelen ser a finales de agosto.

A partir de los millones de kilos recogidos, un 70 por ciento de ellos se destinarán a vino, por lo que la estimación de la denominación de Campo de Borja es de unos 21 millones de litros.

En el año 2007, la denominación del Campo de Borja vendió alrededor de 18 millones de botellas, un cifra que se espera superar este año ya que hasta el 30 de junio se habían vendido 12 millones, lo que supone un incremento del 15 por ciento.

La denominación que más notará la reducción de la cosecha será la de Calatayud, que prevé vendimiar unos 12 millones de kilos de uva, frente a los 19,8 millones que vendimió el año pasado, lo que supone un descenso del 40 por ciento. Así lo han indicado fuentes del Consejo Regulador, si bien han precisado que aún falta más de un mes para que empiece la vendimia en esta zona, la má tardía de Aragón, por lo que durante estas semanas que quedan aún se confía que haya lluvias que permitan engordar los granos y ganar kilos para la cosecha final.

Las mismas fuentes afirmaron que la calidad de la uva es "muy buena", por lo que son optimistas con los caldos que se obtendrán con esta cosecha. El descenso de producción se ha concentrado, sobre todo, en la variedad garnacha que, además, supone el 58 por ciento del viñedo que ampara esta Denominación de Origen.

"En la garnacha el cuajado ha sido muy irregular, porque las lluvias empezaron en época de floración" y eso afectó al proceso vegetativo, han indicado desde el Consejo Regulador.

En la variedad garnacha, a tenor del estado que presentan actualmente los racimos, los técnicos del Consejo Regulador creen que la cosecha puede ser del orden de un 58 por ciento inferior, aunque, si llueve, durante las próximas semanas podrían aumentar la producción.

En los viñedos de tempranillo, menos representativo en esta comarca, la cosecha prevista es aproximadamente la mitad de la de 2007, mientras que en la variedad syrah y las de uvas blancas no se han producido descensos significativos de producción. La Denominación de Origen Calatayud piensa comenzar la vendimia en torno al 25 de septiembre, con la recolección de las uvas blancas, para seguir con la variedad tempranillo a primeros de octubre y, a continuación, con la garnacha.

También la cosecha de la D.O. Cariñena tendrá una reducción importante, aunque esperan recolectar unos 70 millones de kilos de uva, frente a los 85 millones recogidos en 2007, descenso que también ha sido provocado por las lluvias primaverales. El presidente de la DO Cariñena, Santiago Begué, ha explicado a Efe que las precipitaciones constantes en la etapa de floración de la uva ha hecho que el cuajado de los racimos "no haya sido el adecuado".

Begué ha destacado, no obstante, que la calidad de la cosecha de este año será "buena", porque no ha habido ninguna incidencia climatológica grave, al margen de las lluvias.

Esta denominación, la más antigua de la Comunidad, con 56 bodegas y 16.600 hectáreas de cultivo, comenzará a vendimiar la primera semana de septiembre, a excepción de la variedad chardonay, cuya recogida se iniciará en los últimos siete días de agosto.

Durante 2007, se han vendido entre 40 y 42 millones de botellas de vino de la DO Cariñena y las ventas de 2008 están registrando un crecimiento del 10 por ciento, según ha afirmado Begué.

Por último, la DO Somontano estima una producción similar a la de 2007, es decir unos 24,5 millones de kilos y, según ha indicado a Efe su presidente, Mariano Beroz, los resultados serán "altos, tanto en calidad como en cantidad". Beroz ha explicado que ha habido pérdidas por las tormentas caídas durante la primavera pero la producción se ha compensado porque las viñas "han crecido fuertes" y el fruto es de "buena calidad".

La DO, que tiene 32 bodegas, cuenta con 4.700 hectáreas de viñedo que se comenzarán a vendimiar a finales de agosto, como ha sido habitual ya que, ha recordado Beroz, debido a la sequía, en las dos últimas temporadas se había comenzado a recoger la uva mucho antes.

La denominación tiene previsto elaborar más de 17 millones de litros de vino este año. Somontano comercializó 14,5 millones de botellas de vino en 2007 y su objetivo es mantener un crecimiento en sus ventas de entre el 6 y el 8 por ciento, según ha informado Beroz.

Etiquetas