Despliega el menú
Economía

PESCA

La Comisión Europea recorta significativamente los derechos de pesca de España para 2009

La Comisión europea presentó este lunes su propuesta de Totales Admisibles de Capturas (TAC) pesqueras y su distribución en cuotas por especies y Estados miembros para 2009, que está diseñada en clave restrictiva como es habitual. En la mayor parte de los caladeros en los que faenan las flotas españolas, las cuotas planteadas por Bruselas comportan recortes significativos de capturas, como es el caso de la merluza en el denominado stock norte, es decir los caladeros comunitarios allende las aguas de la península ibérica. Otro tanto sucede con el abadejo, el gallo, el jurel o el rape, para el último de los cuales se pide en aguas del Cantábrico una reducción de capturas del 25%, ni más ni menos.

Como único valor al alza de entidad, cabe señalar la cuota de merluza en aguas ibéricas, que aumenta un 15% o 676 toneladas. Las 701 toneladas menos de merluza consignadas en el stock norte anulan la ganancia y producen un balance final negativo de la merluza total disponible respecto al ejercicio en curso. Otras reducciones significativas de cuotas se observan en el chicharro del Cantábrico y el Atlántico (-38,7%) o la cigala, para la que se ofrecen unas cuotas de entre el 10% y el 15% inferiores a las que se encuentran en vigor, según caladeros.

La propuesta comunitaria se caracteriza también por el mantenimiento de la veda de la anchoa en aguas del Cantábrico, en vigor desde mediados de 2005, hasta, por lo menos, la evaluación de primavera. Con ello, la Comisión sigue al pie de la letra las recomendaciones del ICES, (el Consejo Internacional para la Exploración del Mar) que consideraba en un informe del pasado mes de junio que debía mantenerse el cierre de caladero hasta mediados de 2009, a la espera de las exploraciones sobre el estado del cardumen que se llevarán a cabo por esas fechas.

Oídos sordos

Entonces, en junio, la Comisión asumió la posición del ICES contra criterio de los pescadores españoles y franceses, que querían una reapertura parcial del caladero. La bajura española reclamaba una cuota de 7.000 toneladas pero el Gobierno español y la Comisión desatendieron la petición, atendiendo a las condiciones de precariedad del recurso.

Poco puede extrañar, por lo tanto, que Bruselas mantenga sus posiciones en este polémico asunto, y que reconduzca la veda al menos medio año más. Portavoces comunitarios manifestaron que la Comisión propondrá a comienzos de 2009 un plan de gestión para esta pesquería, con un horizonte de recuperación del caladero situado en 2015, según los acuerdos de Johannesburgo.

El comisario de Pesca, Joe Borg, manifestó en un comunicado emitido con motivo de la presentación de la propuesta de TAC que las restricciones pesqueras son necesarias "debido a la sobrepesca de los años pasados", aunque los esfuerzos de conservación acometidos los últimos años "estén comenzando a rendir sus frutos".

El WWF, en cambio, consideraba la propuesta de la Comisión excesivamente generosa visto el estado de los caladeros, sobre todo en lo que concierne al bacalao en el mar del Norte, una zona, sin embargo, en la que las flotas españolas no operan.

11/10/20-34/2008 +/+10/11/2008 20:25

Etiquetas