Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRISIS FINANCIERA EN EE.UU.

La Cámara de Representantes rechaza el plan de rescate y provoca el desplome en los mercados

La Cámara de Representantes del Congreso estadounidense rechazó este lunes el plan de rescate bancario de 700.000 millones de dólares propuesto por el gobierno de George W. Bush, echando por tierra esfuerzos desesperados para aplacar la crisis financiera. Legisladores republicanos opuestos al plan y demócratas rebeldes se unieron para hacer fracasar el proyecto con 228 votos en contra y 205 a favor, en medio de escenas de tensión.

 

Como consecuencia de este rechazo, la Bolsa de Nueva York bajó un 6,98% y sufrió la mayor caída en puntos de su historia. Según los datos disponibles al cierre, el índice Dow Jones de Industriales, el más importante de Wall Street, bajó 777 puntos hasta las 10.394,92 unidades.

La votación en la Cámara de Representantes se mantuvo abierta durante cierto tiempo por parte de líderes demócratas y republicanos, en un intento por alentar un cambio de posición de los congresistas que votaban en contra del proyecto, ante la mirada atónita de muchos legisladores.

Casi dos republicanos de cada tres rechazaron el plan del secretario estadounidense del Tesoro, Henry Paulson, que busca estabilizar el sistema financiero.

El fracaso del plan suscitó enorme incertidumbre, ya que no está claro si los líderes republicanos y demócratas podrán reformular el proyecto para someterlo a una segunda votación. No será de inmediato, en todo caso: a última hora del lunes arrancó la fiesta judía de la 'hanuka' y muchos legisladores deben regresar a sus distritos, por lo que se suspenden los trabajos en la cámara.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó al gobierno por la crisis, al tiempo que calificó de "funestos" los llamamientos a actuar del secretario del Tesoro y del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. "Nos enfrentamos a un fenómeno que ocurre cada 100 años (...) ¿Cómo se pudo llegar a esta situación tan silenciosamente?", se preguntó Pelosi.

Razones para el rechazo

En un apasionado debate antes de votar el plan, los detractores de la propuesta desestimaron las advertencias del gobierno de Bush de que todo el sistema financiero estadounidense podría colapsarse si no se actuaba con premura. El representante por Indiana, Mike Pence, advirtió que el plan de rescate iba en contra de los principios del gobierno estadounidense. "La libertad económica significa libertad para tener éxito y libertad para fracasar", dijo, reflejando en sus palabras la intranquilidad de los conservadores por el uso de los recursos y el poder del gobierno federal para intervenir abiertamente en los mercados."El mayor plan de rescate financiero de la historia de Estados Unidos cambia para siempre la relación entre el gobierno y el sector financiero y traslada el coste al pueblo estadounidense y eso no lo puedo apoyar", agregó. El republicano por Texas John Culberso advirtió que el proyecto de ley otorgaba un poder inexplicable y sin precedentes al secretario del Tesoro, quien a partir de ahora tendría la posibilidad de decidir cuándo y dónde comprar deudas incobrables.

Pero también el representante demócrata Lynn Woolsey se sumó a los críticos, quejándose de que se pida a los contribuyentes que paguen por la irresponsabilidad de las mayores empresas financieras."¿Por qué no paga Wall Street por el lío que ella misma ha creado?", se preguntó.

El plan de rescate aún tiene oportunidad de aprobarse en el Congreso, estimó sin embargo el candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, que llamó a los mercados a mantener la calma. En un acto de campaña en Colorado informó que se había mantenido en contacto con Henry Paulson y Nancy Pelosi, y aseguró que ambos "continúan haciendo esfuerzos para concretar el paquete de rescate".

A cinco semanas de las elecciones estadounidenses, tanto Obama como su rival republicano McCain, habían dado un cauteloso respaldo a un proyecto que prevé una intervención del Estado en el sector privado -acción sin precedentes en la historia estadounidense-, para comprar activos dudosos de los bancos en dificultades por la crisis inmobiliaria. Así se pretende aliviar la sequía de liquidez.

 

Reunión de urgencia

 

El presidente de EEUU, George W. Bush, reconoció estar "muy decepcionado" por el rechazo del plan de rescate financiero en la Cámara de Representantes y anunció una reunión con sus asesores para "decidir los próximos pasos a dar", informó la Casa Blanca. En unas breves declaraciones, el portavoz de la Casa Blanca Tony Fratto afirmó que "no cabe duda de que el país atraviesa una crisis difícil que hay que atajar".

Etiquetas