Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ENTIDADES FINANCIERAS

La Caixa se transforma en un banco cotizado

El grupo traspasa a Criteria el negocio financiero y recupera para la caja algunas participaciones industriales.

Sede de las oficinas centrales de La Caixa y Criteria en Barcelona.
La Caixa se transforma en un banco cotizado
ALEJANDRO GARCíA/EFE

La Caixa se transforma en un banco cotizado mediante un giro radical en su estructura que implica un cambio de papeles entre la entidad de ahorros y su brazo inversor.

Para reforzar su solvencia y cumplir las exigencias de capitalización del Banco de España -que en el caso de los bancos cotizados se van a quedar en el 8%- la entidad ha optado por traspasar a Criteria, hasta ahora su holding de participadas, el negocio bancario, con un valor estimado de 9.480 millones de euros. Pero la operación será compleja, porque se llevará a cabo a través de MicroBank, una ficha del grupo.

Esta corporación transferirá, a su vez, a una sociedad de nueva creación, directamente dependiente de La Caixa y no cotizada, que tendrá un valor contable de 10.100 millones de euros, una parte de sus propiedades industriales, concretamente Gas Natural, Abertis, Agbar, Port Aventura y Mediterránea Golf, así como los activos inmobiliarios y acciones del banco por valor de 2.009 millones de euros.

El nuevo banco, bautizado como CaixaBank, será en un 81,1% propiedad de La Caixa, que continuará siendo una caja de ahorros.

Emisión de bonos

La entidad bancaria reforzará su capital con una emisión de bonos obligatoriamente convertibles -equivalentes por tanto a las acciones- por importe de 1.500 millones de euros. La operación estará asegurada por el grupo, y los títulos se colocarán a través de la red de oficinas. También está prevista la entrega gratuita a los empleados del grupo de acciones por una cuantía total equivalente al 0,4% del capital de la entidad.

CaixaBank espera obtener con ello un capital básico del 10,9% sobre los activos de riesgo con los criterios de Basilea II. Con los más exigentes del acuerdo de capitales denominado Basilea III, los que el Banco de España pretende aplicar este mismo año, podrá superar el 9% en 2012, según sus estimaciones.

La entidad que asume el negocio bancario se quedará con las participaciones financieras (el 14,9% de Bank of East Asia, el 30% del portugués BPI, el 10% del austriaco Erste -con ramificaciones en Europa Central y Oriental- y la alianza con Inbursa, propiedad del socio mexicano Carlos Slim), el negocio de seguros que aún permanece tras la operación con Mutua Madrileña, y las participaciones industriales de Telefónica y Repsol, con un valor estimado de 7.500 millones de euros. El valor contable de CaixaBank ascenderá a 20.600 millones de euros.

La nueva configuración del grupo permitirá a La Caixa mantener su liderazgo en el sistema financiero y aprovechar las oportunidades de crecimiento que se puedan presentar en los próximos años», señaló ayer el comunicado enviado por el grupo.

Precisamente, el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, se mostró convencido de que han escogido «la opción que mejor se adapta a los nuevos retos del entorno financiero internacional y a la historia, valores y visión de nuestra institución, que preserva íntegramente su personalidad como caja de ahorros».

Por su parte, el director general, José María Nin, dijo que esta reorganización permitirá «contar con vías de acceso al capital para aprovechar oportunidades de crecimiento».

Menor ratio de morosidad

Caixabank, que nacerá con 5.409 oficinas y el menor ratio de morosidad entre los grandes grupos financieros españoles (3,71 %), habría obtenido un beneficio neto de 1.192 millones de euros en los nueve meses de 2010, según los cálculos hechos por el grupo, que destaca así que la entidad se colocará en la posición número 10 de la zona del euro.

No obstante, Caixabank no tendrá inmuebles, lo que le facilitará tener un «core capital» o capital básico del 10,9 %, según la actual normativa de solvencia conocida como Basilea II.

Con las normas Basilea III, cuyo cumplimiento quiere adelantar el Gobierno pese a que no entrará en vigor hasta 2013, la nueva entidad tendrá un ratio superior al 8%. Además, dado que agrupará el negocio bancario, el asegurador y las participaciones en bancos internacionales, el peso de los negocios financieros sobre el valor de sus activos será del 75%, siguiendo el objetivo que tenía Criteria.

La reorganización del grupo La Caixa se prevé culminar antes de agosto, permitiéndole mantener todos los negocios en los que está presente en la actualidad (bancario y grupo industrial), y continuar con su «firme compromiso» con la Obra Social, dijo la entidad.

Etiquetas