Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

La aragonesa Vitrogar abre una planta en China para atender el mercado asiático

La empresa, que ha invertido 4,5 millones de euros, quiere suministrar desde esa fábrica intercambiadores de calor para centrales térmicas.

Fábrica china de Vitrogar, desde la que se atenderá el mercado asiático de intercambiadores de calor.
La aragonesa Vitrogar abre una planta en China para atender el mercado asiático
vitrogar

La empresa zaragozana Vitrogar, especializada en recubrimientos vítreos, acaba de inaugurar su primera fábrica en el extranjero: en la ciudad china de Weihai. La planta, en la que se han invertido 4,5 millones de euros, se dedicará al recubrimiento vítreo de placas de acero destinadas a los intercambiadores de centrales térmicas. Estas placas son imprescindibles para el funcionamiento de las térmicas.

 

Vitrogar, que se integró en 1985 en el Grupo Teka, ha visto aumentar en los últimos años el peso de esta línea de negocio. Según explicaron ayer desde la empresa, el 30-35% de la producción realizada el año pasado fueron intercambiadores de calor. Otro 50% se vendió a Teka, firma a la que se le hacen los vitrificados de los electrodomésticos. El resto fue fabricación de otros productos y clientes.

 

Según explicó Vitrogar en una nota de prensa, desde la nueva fábrica china se quiere atender la demanda del mercado asiático de intercambiadores de calor. Las previsiones de la firma aragonesa pasan por alcanzar una producción anual aproximada de 7.000 toneladas de acero. Sin embargo, la compañía aseguró que esta apertura en el país asiático no va a suponer un descenso de la producción de planchas vitrocerámicas en la fábrica de Zaragoza. Desde la planta aragonesa se continuará fabricando para el mercado occidental (Europa y América) y atendiendo los posibles picos de demanda de las centrales asiáticas.

 

Vitrogar se creó en 1960 y siempre se ha dedicado a los productos vitrificados (destinados a la fabricación de hornos de cocina, tubos de calefacción, intercambiadores de calor, encimeras de cocina, vitrocerámicas o tubos de escape, entre otros). En la fábrica de Zaragoza trabajan 150 personas y el año pasado su facturación rondó los 16 millones de euros.

Etiquetas