Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AEROLÍNEAS

La aerolínea Futura anuncia 600 despidos y la reducción de su flota

La compañía de vuelos chárter Futura recortará su plantilla a la mitad -unos 600 de sus 1.211 empleados- y reducirá de manera "drástica" su flota de temporada alta, después de presentar esta mañana un concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) en los juzgados de Palma.

Según ha indicado el presidente de la aerolínea, Román Pané, la solicitud de un concurso voluntario de acreedores y la crítica situación económica de la compañía se deben, de manera fundamental, a la "bestial y "especulativa" subida del precio del petróleo.

La flota de Futura -la mayoría de los aparatos con los que opera son alquilados-, pasará de 22 aviones a 12 ó 13 aviones en temporada alta, ha añadido Pané.

La empresa ha paralizado además su actividad durante 24 horas para, según su presidente, "planificar cómo debía hacerse la operación cuando se trata de tráfico aéreo". Según la compañía, la suspensión se previó para evitar que "las tensiones" provocadas por la presentación del concurso de acreedores pudieran suponer "algún tipo de disfunción para la operación".

Este martes, ha asegurado Pané, Futura retomará de manera progresiva la operatividad de sus vuelos, y el viernes deberá presentar ante Aviación Civil un plan de viabilidad, que quiere consensuar con los sindicatos."Ayer estábamos asustados, pero, al menos, tenemos una ilusión y como compañía lucharemos por ella", ha aseverado Pané, que ha precisado que de los 1.211 empleados, 800 son fijos y cerca de 600 trabajan en Baleares.

Los empleados de la compañía se reúnen esta tarde en asamblea para estudiar los despidos y el plan de viabilidad de la aerolínea, presentado el pasado día 28 de agosto al comité y que, en un principio, incluía medidas como la renuncia a parte del salario a cambio de recibir acciones.

Por su parte, Aviación Civil ha abierto un expediente informativo a la compañía por haber suspendido "unilateralmente" su actividad, y le ha comunicado que deberá presentar antes del sábado información sobre su situación económico-financiera, además de un plan de reorganización financiera y otro plan de garantía de la seguridad de las operaciones.

Una vez analizada esta información, el Ministerio de Fomento decidirá si procede revocar la licencia de explotación de Futura, con el objetivo de "velar por la seguridad con que opera sus vuelos la compañía".

En previsión de que se pueda producir la suspensión o revocación de la licencia, el Ministerio también recuerda a Futura que debe cumplir con los derechos de los pasajeros y aportar, en el plazo mencionado, un plan de atención a los que se puedan ver afectados por esta eventual suspensión.

Aunque Futura ha cancelado siete vuelos previstos para hoy, el mostrador de información del aeropuerto palmesano de Son Sant Joan no ha registrado esta mañana ninguna queja de pasajeros afectados, ya que los tour operadores que operan con la aerolínea mallorquina se han puesto en contacto con los afectados.

Futura International Airways fue fundada en 1989 por Aer Lingus y cuenta con una plantilla de 1.211 trabajadores. En la actualidad, el Grupo Futura, según los datos de la compañía, transporta a más de tres millones de pasajeros al año y obtuvo una facturación consolidada de 330,9 millones de euros en 2007.

El accionariado de la empresa se distribuye en un 53,5 por ciento propiedad de directivos y empleados, y un 46,5 por ciento de Hutton Collins.

Aunque Futura comenzó como compañía de chárter aéreo, ha diversificado su actividad y realiza también la supervisión de adquisición de nuevas unidades para otras compañías aéreas, soporte puntual en auditoría y consultoría o sistemas de seguridad, así como instrucción de tripulantes y personal técnico.

Etiquetas