Despliega el menú
Economía

CONSEJO EUROPEO

La UE acuerda avanzar en competitividad

Bélgica y Austria rechazan las reformas económicas propuestas por Alemania con el beneplácito de Francia.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, escenificaron su sintonía en la cumbre de Bruselas.
La UE acuerda avanzar en competitividad
O. HOSLET/EFE

Los líderes de la zona del euro acordaron ayer avanzar hacia una mayor convergencia y coordinación económica para mejorar su competitividad, aunque dejaron para el mes próximo las medidas sobre cómo hacerlo.

La cumbre de jefes de Estado y Gobierno comunitarios aceptó el principio lanzado por Francia y Alemania para avanzar en esta línea, pero evitó discutir las medidas concretas, según aseguró el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en una conferencia de prensa al final de la reunión.

La canciller alemana, Angela Merkel, no realizó ninguna propuesta específica, según el presidente del Consejo. «No hubo propuestas de ningún tipo», afirmó Van Rompuy, quien añadió que la cumbre debatió «el procedimiento» para avanzar en este asunto de cara a la próxima cita de líderes comunitarios, el 24 y 25 de marzo.

Los líderes de la zona del euro también acordaron celebrar una reunión extraordinaria durante el mes de marzo, para preparar esa cita.

Consultas

Van Rompuy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, lanzarán una serie de consultas con los Estados miembros para estudiar en qué puntos se pueden lograr acuerdos concretos. Se trata de una cuestión «hasta cierto punto revolucionaria. Es un paso tan importante que no se puede hacer fácilmente», recalcó el presidente del Consejo Europeo.

Los puntos concretos planteados por Alemania previamente, aunque no presentados en esta cumbre, incluyen cuestiones como la eliminación de la indexación automática de los salarios en función de la inflación o un mínimo de armonización del impuesto de sociedades, prácticas muy enraizadas en la tradición económica de varios países, como Irlanda.

Ante ellos y han salido voces discrepantes entre los 16 países que conforman la zona euro. No está de acuerdo, en principio, el primer ministro belga, Yves Leterme. De hecho, manifestó que está «en absoluto desacuerdo» con las propuestas de Alemania, que significarían suprimir la indexación automática de los salarios según la inflación que existe en Bélgica. «Los Estados miembros deben tener margen para llevar a cabo sus propias políticas», señaló.

«No creo que sea posible que la UE regule la edad de jubilación porque hay grandes diferencias en los diferentes países», apuntó el canciller austriaco, Werner Faymann, que también criticó que se quiera «inferir» en las negociaciones salariales.

Fondo de rescate

Los jefes de Estado y de Gobierno de la zona del euro acordaron en la reunión de ayer reforzar y flexibilizar el fondo de rescate de 750.000 millones de euros creado en mayo para países con crisis de deuda, tal y como pedía España, según se recogía en el borrador de conclusiones de la cumbre.

No obstante, los detalles de la ampliación y de la nuevas operaciones que podrá realizar el mecanismo, entre las que se encuentran la compra de bonos o la concesión de líneas de crédito preventivas, se dejarán para el próximo Consejo Europeo, como exigía Alemania.

Los ministros de Economía de la zona euro deberán completar en las próximas semanas «propuestas concretas» con el objetivo de «reforzar» el fondo de rescate y «garantizar así la flexibilidad necesaria y la capacidad financiera para que pueda dar un apoyo adecuado», según las conclusiones.

Etiquetas