Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EL FUTURO DE CAJA INMACULADA

Juan Pemán, más cerca de presidir la CAI

La entidad financiera aragonesa elige a su nuevo presidente dentro de su proceso de renovación parcial de sus órganos de gobierno.

En los extremos, los candidatos Ruiz de Temiño (i) y Pemán (d), en la asamblea de la caja en 2009.
Juan Pemán, más cerca de presidir la CAI
HERALDO

Hoy se decide el futuro de Caja Inmaculada. La entidad financiera aragonesa elige a su nuevo presidente dentro de su proceso de renovación parcial de sus órganos de gobierno. Antonio Aznar deja el cargo después de dos años, tras sustituir al dimitido Rafael Alcázar Crevillén. El catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza puede ser relevado por otro catedrático, pero de Derecho Administrativo de la Universidad de Lleida, Juan Pemán Gavín. Este zaragozano es el favorito en las quinielas para presidir la caja. Aunque durante el largo proceso electoral -comenzó en diciembre- se ha hablado de varios candidatos, Pemán es el que se ha mantenido en primer lugar. Su perfil parece encajar con el que busca la entidad en sus presidentes. El propio Antonio Aznar lo aseguró esta semana cuando se le preguntó por los aspirantes para sustituirle. Reconoció que su currículum es "muy adecuado" y destacó su formación, de la que el propio Aznar participó ya que fue su profesor. Ante todo, un hombre discreto y trabajador.

"Sangre fría"

El director general de la entidad, Luis Miguel Carrasco, aunque llegó a este cargo hace pocos meses conoce bien al profesional que busca la caja. Así, explicó que quien quiera ocupar la presidencia deberá tener "sangre fría, capacidad de gestión y no precipitación".

Pemán, casado y padre de cuatro hijos, ocupa la secretaría del Consejo de Administración de la caja desde hace cuatro años. Este puesto sirvió de trampolín hacia la presidencia a Rafael Alcázar Crevillén, al que sustituyó Pemán.

El nuevo presidente saldrá de la Asamblea General Extraordinaria en la que quedarán renovados o reelegidos 47 consejeros de los 94 de la entidad. Estos pertenecen a los cinco grupos con representación en los órganos de Gobierno: impositores, comunidad autónoma, corporaciones locales, empleados y entidad fundadora (Acción Social Católica). Esta tiene un papel decisivo en la elección del máximo directivo de la caja.

Después de tomar posesión los nuevos consejeros, estos nombrarán a los miembros del Consejo de Administración, entre ellos el presidente, y a los de la Comisión de Control. El primero está formado por tres representantes de los ayuntamientos, tres de la comunidad autónoma, seis de impositores, uno de los empleados y tres de Acción Social Católica.

El complejo proceso electoral que comenzó hace medio año culminará hoy. No se esperan sorpresas, pero hay otro candidato que se ha mantenido tras Pemán. Eduardo Ruiz de Temiño, presidente de la Comisión de Control de la entidad desde 2008, se presenta con un perfil distinto a Pemán, más implicado en la vida pública zaragozana. Después de ser director general de Construcción de Expoagua, ahora se encarga de transformar los vacíos pabellones de la Expo en oficinas. Este trabajo le ha obligado a estar en primera línea. Por el camino han quedado otros nombres como José Manuel Pardo y Ramón Alfonso. Profesionales bien situados, pero que han dejado de sonar.

Sola o acompañada

Tras el nombramiento, el presidente deberá afrontar una nueva etapa en la caja. El proceso de reestructuración del sector obligará a CAI, que se ha resistido hasta ahora a la concentración, a decidir cuál es su futuro. En solitario, en una fusión fría o en una real, la caja de ahorros puede verse presionada a sumarse a la tendencia del sector de hacerse más fuerte mediante la unión, aunque viene negando que existan tales presiones desde el Banco de España. En esta semana, que ha sido especialmente prolífica en acuerdos entre entidades, el mapa ha dado un vuelco, reduciéndose a casi la mitad el número de cajas. A un mes de cerrarse el grifo del Fondo de Reestructutración Ordenada Bancaria (FROB), las cajas han acelerado sus proyectos. Caja Insular de Canarias y Caja Rioja, que negociaron con CAI sin éxito un Sistema Institucional de Protección (SIP), han encontrado otra alianza en Caja Madrid. Por ello, la entidad aragonesa tiene menos donde elegir, si se decide a liderar una unión de cajas.

Once operaciones de fusión están en marcha actualmente, además de las recientes intervenciones del Banco de España, la de Caja Castilla La Mancha (CCM) y Cajasur. Caja Inmaculada deberá buscar su sitio tras la reestructuración del sector liderada por el nuevo presidente que se conocerá hoy.

Etiquetas