Despliega el menú
Economía

QUÍMICA

IQE coloca la primera piedra de su nueva planta de aditivos

La firma cree que el conjunto del proyecto estará operativo en mayo de 2012

Manuel Blasco, Belloch, Eduardo y Jorge Villarroya, ayer en Malpica.
IQE coloca la primera piedra de su nueva planta de aditivos
DANIEL SALVADOR

La compañía aragonesa Industrias Químicas del Ebro (IQE) colocó ayer la primera piedra de la nueva planta de aditivos para la construcción de obra civil ubicada en el polígono zaragozano de Malpica.

 

El proyecto, en el que la empresa invertirá un total de 10,3 millones de euros, desarrollará el hormigón armado para tunelería. Según informaron desde la propia empresa, los productos que van a fabricar "son acelerantes de fraguado en forma líquida y sólida, que se irán imponiendo con el tiempo y dejando en desuso otros como los aluminatos sódicos". El objetivo es llevar estos nuevos productos a Sudamérica, Estados Unidos, Rusia, Australia y determinados países de Europa.

 

La nueva planta se irá ejecutando en cinco fases, en las que se fabricará sulfato líquido y sólido, acelerantes de fraguado en forma sólida, silicatos sólidos de alta densidad y, por último, ampliaciones de las plantas de silicato de aluminio e hidróxido de aluminio amorfo. La etapa inicial del proyecto comenzará a funcionar a finales de este año, mientras que el conjunto total estará listo, según la compañía, para mayo del año 2012. Cuando la planta esté concluida, el volumen global de productos que saldrá de ella rondará las 100.000 toneladas cada año.

Referente internacional

El consejero delegado de IQE, Jorge Villarroya, aseguró que "sin lugar a dudas" estas nuevas ideas "reforzarán aún más el posicionamiento de la empresa en el mercado de la construcción de obra civil, empezando además a ser una referencia en el mercado internacional".

 

Eduardo Villarroya, director gerente de la firma química, incidió en la importancia de que el proyecto sea "pionero en Europa", pues "constituye la última generación desarrollada de acelerantes de fraguado para el rápido endurecimiento del hormigón, que se proyecta como soporte de túneles para el metro, ferrocarril, o las carreteras".

 

Además, la empresa insistió en las ventajas de estos nuevos aditivos frente a los tradicionales: "son inocuos para el medioambiente y para los trabajadores", dijo el director gerente.

Valentía contra la zozobra

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, también presente en el acto, reconoció "la valentía" y la responsabilidad empresarial de la compañía, al realizar una inversión de esta magnitud "en tiempos de cierta zozobra económica y anímica, pues lo importante", recalcó el alcalde, "es afianzar las plantillas, y si se puede crear nuevos puestos de trabajo", indicó Belloch en relación a los 24 nuevos empleos que creará la totalidad del proyecto.

De hecho, se necesitarán operarios de planta, auxiliares de laboratorio, de mantenimiento, administración y servicios. Belloch instó a los emprendedores a seguir la estela de IQE, porque aseguró "que la crisis se va a acabar y no hay que tener miedo", dijo.

Etiquetas