Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ENTREVISTA

Ignacio Fernández Toxo:“Los políticos son muy proclives a ceder ante empresas como GM”

Pidió ayer en Zaragoza aumentar la cobertura del desempleo y la eficiencia del INEM para poder atajar la destrucción de empleo

El secretario general de CC. OO., Ignacio Fernández Toxo, en una imagen de archivo.
Ignacio Fernández Toxo:“Los políticos son muy proclives a ceder ante empresas como GM”
JOSÉ MIGUEL MARCO

Ignacio Fernández Toxo, nuevo secretario general de Comisiones Obreras tras relevar a José María Fidalgo, habló ayer en Zaragoza de la crisis económica y, en esta entrevista concedida a HERALDO, se refirió a cuestiones concretas.

¿Qué le parece el precedente creado en Aragón al autorizar la DGA el segundo expediente para GM sin el acuerdo del comité?

Que hay que tener más cuidado con esas cosas y vigilar hasta el extremo la aprobación de medidas como éstas para no abrir vías que debiliten todavía más la posición de los trabajadores y de los empleos en Aragón. Lo que ocurre es que empresas como GM tienen mucha capacidad de presión sobre el poder político y a veces los políticos son demasiado proclives a ceder a las presiones de sectores tan importantes como este. Me preocupa sobre todo el efecto arrastre, porque mañana ¿cómo va a negar el Gobierno de Aragón un ERE sin acuerdo con los sindicatos a otras empresas con menos entidad si ya lo ha aprobado para la Opel?.

¿Exigirá CC. OO. que las ayudas al automóvil vayan precedidas de un compromiso con el empleo?

Las empresas tienen que establecer compromisos con la sociedad en cuanto a que los recursos que reciban sean utilizados prioritariamente para mantener y garantizar el empleo y las condiciones de trabajo. No pueden estar recibiendo recursos públicos y no comprometerse en nada. Supongo que GM, como el resto de las compañías, obtendrá ayudas, pero les pedimos que aseguren la continuidad del producto industrial en nuestro país y afianzar el empleo.

¿Cree que al final, la automoción sufrirá una reconversión tan salvaje como la de los astilleros?

No lo creo. Espero y deseo que no sea así. El sector del automóvil es tremendamente importante para nuestro país. Y tenemos que hacer un esfuerzo, Gobierno central, autonómicos, corporaciones locales, sindicatos y las propias multinacionales, para conseguir que siga jugando un papel importantísimo en términos de generación de riqueza en España y en cada una de las zonas donde están implantadas las fábricas, que arrastran a su vez a otros sectores. Bien conocida es la capacidad de generar tejido industrial de estas plantas: el ejemplo de Aragón es bien claro a ese repecto. Y para eso tiene que anticiparse a los cambios. La crisis debería ser aprovechada para innovar e introducir nuevos productos que se adecuen más a las pautas de consumo en el futuro y generar redes de comercialización sólidas en otros mercados.

¿Acentúa la crisis el miedo a la deslocalización?

Sí, es un riesgo que está ahí, del que venimos advirtiendo hace tiempo. España tiene que transformar sus estructuras de producción si quiere seguir contando entre los países más avanzados del mundo. No podemos seguir consolidando nuestro tejido solo a base del deterioro de las condiciones laborales. Siempre habrá algún lugar del mundo donde se trabaje en peores condiciones que aquí y nuestra apuesta pasa por conseguir otras herramientas de productividad y competitividad distintas a los factores del coste.

¿Considera que 2.100 millones de euros aportados a la caja del INEM son suficientes para cubrir la prestación de desempleo?

Creo que el Gobierno ha hecho un ejercicio voluntarista, con la aprobación de la Ley de Presupuestos, en una estimación muy escasa de lo que van a ser las necesidades del sistema público de protección al desempleo y habría que corregirlo rápidamente.

¿Cree entonces que la cifra debería doblarse?

Le he propuesto al ministro de Trabajo que hagamos una evaluación del funcionamiento de los sistemas de protección al desempleo, de cómo se está comportando en entrada de nuevos demandantes y en generación de gastos para identificar nuevas necesidades. Y a partir de ahí, podríamos decir si estamos hablando de 3.000, 4.000 o 5.000 millones, pero esto de tirar a bulto a mi no me gusta.

Admite que la cifra de parados puede alcanzar los cuatro millones este año. ¿Hasta cuándo cree que seguirá aumentando?

Todo 2009 desgraciadamente va a ser un año duro en términos de empleo. No veo a la economía española generando empleo neto hasta que pase este año. Ojalá sucediera antes, pero, afirmaciones tan optimistas como las que hizo Corbacho en Zaragoza no creo que se correspondan mucho con la realidad que vamos a vivir.

¿Qué análisis hace de que en España los datos de paro sean peores que en Europa?

España creció mucho más rápido en empleo que otros países del entorno, pero hemos generado un empleo de baja calidad, en el que la temporalidad está facilitando la expulsión de cientos de miles de personas del mercado laboral.

Nuestro país tiene además los salarios más bajos.

Ningún salario en España debería estar por debajo de los 1.000 euros.


Etiquetas