Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REACCIONES

Iglesias dice que no dará un apoyo ciego a GM

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, ha asegurado que su Ejecutivo está "dispuesto" a apoyar a General Motors (GM), pero no "a ciegas", y ha pedido "paciencia" en este asunto, por lo menos diez días hasta que se celebren las elecciones legislativas en Alemania.

Iglesias ha visitado las obras de la segunda estación del AVE, en la Plataforma Logística de Zaragoza, y después ha recalcado a los medios que su Gobierno está dispuesto a "apoyar" a General Motors y a su planta de Figueruelas (Zaragoza) en el proceso de reconversión de su división europea, pero no "a ciegas", que es lo que según el presidente "se está planteando".

El "apoyo incondicional" del Gobierno de Aragón, demostrado con la aprobación de un aval de doscientos millones de euros, que aún no ha sido formalizado, está directamente condicionado por el mantenimiento de la capacidad de producción de Figueruelas y de los puestos de trabajo.

En cualquier caso, según Iglesias, es necesario tener "paciencia" y esperar a que se celebren las elecciones alemanas el 27 de septiembre porque las cosas, según las encuestas, están "muy ajustadas" y, con un debate electoral en su punto "más álgido" hace necesario que no se dé crédito "a todo lo que llega desde allí".

Pero Iglesias ha mostrado su desagrado con el hecho de que la canciller, Angela Merkel, haya "convulsionado" a todos los países europeos que tienen factorías de General Motors con el objetivo de "hacerse una foto electoral".

El hecho de que la fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna no haya hecho público el acuerdo por el que adquiere el 55 por ciento de las acciones de GM en Europa lleva a pensar a Iglesias que "no hay acuerdo" o que sus puntos concretos "no están delimitados".

Además, ha llamado la atención sobre las "connotaciones curiosas" del hecho de que ninguno de los dos representantes del Gobierno alemán en las negociaciones para la venta a Magna votara a favor de este acuerdo, ya que uno votó en contra y otro se abstuvo.

Esto, a pesar de las manifestaciones de Merkel, resulta "muy sospechoso" para Iglesias, porque si ellos que conocen el acuerdo no lo respaldan, esto significa que o "no está claro" o no es "tan favorable para Alemania como dice la canciller" y, por tanto, ha recalcado que es necesario esperar "diez días", el tiempo que falta hasta la jornada electoral.

También ha mostrado su sorpresa por la petición del Gobierno alemán de "repartir" lo que cada país tiene que pagar "sin saber lo que le toca a cada uno", en el sentido de los ajustes que habrá que hacer en las diferentes factorías de GM en Europa.

Además, el Gobierno de Aragón tiene "cierto nivel de indignación" con Magna, porque aún no ha dado explicaciones.

Finalmente, preguntado por si tiene previsto asistir a la manifestación convocada por el Comité de Empresa de Figueruelas el sábado en Zaragoza, Iglesias ha dicho que no es "muy partidario" de que los gobiernos vayan a las manifestaciones, porque a lo que se tienen que dedicar es "a gobernar".

Etiquetas