Despliega el menú
Economía
Suscríbete

RESULTADOS HASTA SEPTIEMBRE

Ibercaja gana 127 millones hasta septiembre y destina 44 millones a provisiones

El presidente Amado Frando señala que el banco tiene solidez y proyecto y no necesita unirse a otra entidad para tener futuro, lo que no implica que si se presenta una alternativa la analice en su momento.

Ibercaja.
Ibercaja refuerza su solvencia hasta rozar el 9% y aumenta un 3% su actividad
HA

Ibercaja obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio neto de 127 millones de euros, lo que supone un descenso del 27,8% respecto al mismo periodo de 2009, tras destinar 44 millones a provisiones cautelares para reforzar el balance.

Así lo han explicado antes de celebrar una Asamblea General Ordinaria de la caja el presidente, Amado Franco, y el director general, José Luis Aguirre, quienes han destacado que a pesar del entorno económico Ibercaja ha reforzado su solvencia y también su liquidez sin necesidad de recurrir a apoyos externos, como el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), y ha ganado cuota de mercado.

Ibercaja, ha subrayado Franco, tiene solidez y proyecto y no necesita unirse a otra entidad para tener "futuro", lo que no implica que si se presenta una alternativa con la que pueda cumplir, con un mayor tamaño, su misma función financiera y social sin dañar excesivamente sus indicadores la analice en su momento.

"La gran diferencia que tiene esta casa es que tiene futuro sola", ha subrayado Franco, porque tiene solidez y proyecto, "haya una, dos, tres o cuatro oleadas" de reestructuración del sector.

El descenso de los beneficios hasta septiembre se debe a la contracción de los márgenes derivada de la evolución de los tipos de interés y a las menores plusvalías por operaciones financieras, y a destinar 44 millones a provisiones cautelares para reforzar el balance, siguiendo, ha dicho Franco, "la política conservadora" de la entidad, "guardando para el año que viene".

Ibercaja, ha resaltado, ha afianzado su solidez y solvencia, con un "core capital", que incluye sólo los recursos de mayor calidad, del 9,37%, 60 puntos básicos más que en 2009 y cumpliendo "con mucha holgura" las referencias que se van a aplicar con la entrada en vigor del acuerdo Basilea III, que regulará las necesidades mínimas de capital y liquidez que deberán cumplir las entidades financieras en todo el mundo.

También ha destacado el índice de morosidad de la caja, del 3,65 por ciento, cuando la media del sector, en agosto, era del 5,6%, mientras que las disponibilidades de liquidez, incluyendo la póliza del Banco Central Europeo, se cifran en 4.942 millones, el 12% del activo, si bien la entidad no ha emitido hasta ahora deuda con aval, con lo que las posibilidades de utilización de este instrumento se sitúan en 2.837 millones.

A pesar de la contracción de la demanda, Ibercaja formalizó en los nueve primeros meses del año más de 67.000 operaciones de préstamos y créditos por 4.103 millones (1.773 destinados a financiación de actividades productivas y 2.095 a las familias)

Además, el volumen de la caja aumentó el 1,16%, hasta los 82.237 millones, el crédito a clientes experimentó un avance del 0,94% hasta 34.090 millones y los recursos de clientes crecieron el 1,33%, hasta 48.147 millones.

Los recursos gestionados fuera de balance se elevan un 2,85% frente a septiembre de 2009, un mejor comportamiento relativo que ha permitido a la entidad tener una cuota de mercado en fondos de inversión del 3,28% que la convierten en la séptima gestora de España, mientras que Ibercaja Pensión creció el 10% interanual y ocupa la quinta posición en el ránking nacional, con una cuota del 5,17%.

Los retos de la caja para 2011, en el que se prevé que los márgenes se estrechen todavía más, son seguir ganando cuota de mercado, fortalecer la solvencia, mantener la holgada liquidez y gestionar de forma activa la morosidad, ha comentado Franco, quien confía en que se repitan los beneficios que obtendrá este año.

En cuanto a la posibilidad de que se cierren oficinas, Aguirre ha comentado, por su parte, que la gran mayoría de las sucursales son rentables y que no tienen un plan, aunque individualmente siempre se cierra alguna, este año tres, pero también se han abierto dos.

Este año, Ibercaja destina 42 millones de euros a su Obra Social y prima la atención a los colectivos que sufren más la crisis en detrimento de las actividades culturales, y en 2011 la cuantía descenderá, aunque no al mismo ritmo de los beneficios.

Etiquetas