Despliega el menú
Economía
Suscríbete

BANCA

Ibercaja y CAI inician el proceso de renovación parcial de sus órganos de gobierno

Ambas cajas deben decidir sobre el 50% de sus Asambleas Generales, Consejos de Administración y Comisión de Control. Caja Inmaculada elegirá nuevo presidente, ya que Antonio Aznar finaliza su mandato.

Ibercaja y Caja Inmaculada (CAI) han iniciado ya el proceso para la renovación parcial de sus órganos de gobierno (Asamblea General, Consejo de Administración y Comisión de Control).

 

La renovación parcial de estos órganos es un procedimiento complejo que, de acuerdo con los respectivos estatutos de las cajas aragonesas, se realiza cada dos años. En él se renuevan (o reeligen, según el caso) por mitades a los órganos de gobierno de ambas entidades. Para ello se pone en marcha un proceso electoral que permite a los cinco grupos con representación en dichos órganos de gobierno -impositores, Comunidad Autónoma, corporaciones municipales, empleados y entidad fundadora- designar a sus nuevos representantes.

 

Los impositores, los primeros

El proceso dio comienzo el pasado mes de diciembre, con la designación por sorteo de los compromisarios en representación de los impositores. Este grupo siempre es el que inicia el proceso electoral, ya que el procedimiento de designación de sus representantes en la Asamblea es el más prolongado en el tiempo.

 

Hasta el próximo 30 de mayo, fecha en la que ambas cajas celebrarán sendas Asambleas Generales Extraordinarias en las que tomarán posesión los nuevos consejeros generales, cada grupo designará a los representantes que les toque renovar. En el caso de Ibercaja, que cuenta con 152 consejeros en la Asamblea, se renovará (o reelegirá) a 76; en CAI (con 94 consejeros) se elegirá a 47.

 

Una vez constituidas las nuevas Asambleas de CAI e Ibercaja, los nuevos consejeros elegirán a los miembros del Consejo de Administración y de la Comisión de Control que, por haber cumplido su mandato de cuatro años, deban ser renovados (o reelegidos, si aún están en el plazo que la norma estipula y permite para ocupar estos cargos).

 

La novedad más destacable este año es que entre los cargos del Consejo de Administración de la CAI que toca renovar se encuentra el de la presidencia. Antonio Aznar, que accedió al cargo hace dos años en sustitución de Rafael Alcázar Crevillén, no podrá optar a la reelección en la presidencia, ya que ha ocupado durante doce años diferentes puestos en los órganos de gobierno de la CAI y según los estatutos de la caja aragonesa ese es el tiempo máximo de permanencia en ellos.

 

En el caso de Ibercaja, la presidencia no se encuentra entre los cargos que deben renovarse. Amado Franco, que lleva seis años al frente de la entidad de ahorro aragonesa, revalidó su cargo hace dos años. El periodo temporal de designación para todos los órganos de representación de las cajas de ahorros es de cuatro años.

Etiquetas