Despliega el menú
Economía

OPEL

GM pide que se trabajen tres sábados de julio en la línea del Meriva y el Combo

La dirección quiere así recuperar algunos pedidos que se han visto retrasados por el lanzamiento del nuevo modelo.

Imagen de archivo de la cadena de montaje del nuevo Meriva.
GM pide que se trabajen tres sábados de julio en la línea del Meriva y el Combo
OLIVER DUCH

El lanzamiento del Meriva, que está generando numerosos pedidos en toda Europa, ha obligado a la dirección local de Figueruelas a solicitar al comité de empresa que se trabajen tres sábados de julio, los días 3, 10 y 17, solo en la línea del Meriva y del Combo, para poder recuperar algunos pedidos que no han podido atenderse porque la línea iba despacio a raíz precisamente del lanzamiento. La contrapartida que los representantes de los trabajadores pidieron a cambio es fijar en el calendario al menos cinco de los siete días de vacaciones flotantes que todavía están sin sin señalar. Su propuesta pasa por contar con los días 27,28,29 y 30 de diciembre, así como el 7 de ese mismo mes, como festivos.

Además, el comité planteó a la dirección la posibilidad de que algunos de los mayores de 58 años que están en el desempleo, afectados por el expediente de suspensión temporal hasta que por edad generen un contrato de relevo y que pueden sentirse discriminados frente a estas jornadas al alza puedan acudir voluntariamente a trabajar esos tres sábados como forma de ir recuperando jornadas a 1,75 la hora.

La mayoría del comité -UGT, CC. OO, USO y Acumagme- estuvo de acuerdo con esta propuesta, según su presidente, Juan Arcéiz. Sin embargo, la secretaria, Ana Sánchez, señaló que para permitir que estos sábados se trabajen "la empresa tendría que despedirse del expediente de suspensión temporal para 600 trabajadores que tiene aprobado pero sin aplicar, así como de que salgan los forzosos del ERE de extinción en vigor que ya se está aplicando a los voluntarios". De cualquier forma, los sindicatos de Figueruelas volverán a reunirse hoy para acabar de consensuar su postura. Por su parte, la dirección de GM en Figueruelas dijo al comité que tenía que pensarlo y probablemente conteste hoy o ya la semana que viene a las propuestas del comité.

OSTA, aunque no quiso valorar la propuesta del comité mientras no lo sometiera a consulta con su propio sindicato, consideró que "si hay ERE no puede haber sábados de trabajo: es incongruente tener aprobado un ERE de suspensión para 600 trabajadores por si acaso y que hagan venir a la gente en sábado; por eso, la empresa debería anular dicho ERE", comentó José Luis León. "En caso de que le hiciera falta en el segundo semestre, que vuelva a solicitarlo, pero lo que no puede ser es que GM tenga una flexibilidad absoluta", añadió.

De cualquier forma, que se tenga que trabajar en sábados demuestra que el mercado está respondiendo al menos en este primer semestre del año. Las ventas parece que están aseguradas hasta el verano. Sin embargo, la principal preocupación del sector es saber qué pasará en el segundo tremestre. "¡Ojalá se aguanten las ventas! porque si no la empresa igual tiene que aplicar el ERE suspensivo para 600", recordó Ángel Arbonés, de USO. "A ver qué pasa después del verano. El mercado es muy volátil y ya veremos qué ocurre cuando se acaben las ayudas directas a la compra de vehículos", añadió Ignacio Sainz, de Acumagme.

Por otra parte, desde los sindicatos de Figueruelas esperan ya que la próxima semana, si la agenda del ministro de Industria, Miguel Sebastián, lo permite, tenga lugar la reunión en Madrid con el presidente de GM Europa, Nick Reilly, para firmar el aval una vez que la compañía ya consiguiera el apoyo del comité europeo este pasado lunes.

Etiquetas