Despliega el menú
Economía
Suscríbete

OPEL

GM confirma la suspensión de 600 empleos hasta la producción del nuevo Meriva

El sindicato OSTA rechaza el ERE de GM en Figueruelas y cuestiona la estrategia de la compañía. El próximo lunes día 29 de septiembre, una vez analizada la documentación, los sindicatos se reunirán para fijar posturas.

La dirección de General Motors (GM) ha presentado al comité de empresa el expediente de suspensión temporal de empleo que afectará a 600 trabajadores de la fábrica de Figueruelas (Zaragoza), 550 de la cadena y el resto de administración y supervisión.

La regulación laboral, que ya fue comunicada hace semanas a la representación sindical, comenzará el 1 de noviembre y tendrá una duración prevista de un año, hasta que comience la producción del nuevo modelo de Meriva, ha explicado el presidente del Comité de Empresa, José Juan Arcéiz.

El regreso de los trabajadores podría adelantarse si el lanzamiento del nuevo modelo Meriva se produjera en octubre o noviembre de 2009, "como todo parece indicar", según Arceiz, que ha recibido esta mañana la memoria del expediente de regulación de empleo.

La multinacional también ha informado al comité de empresa de que a partir del 1 de noviembre la producción de la fábrica se reducirá a 1.828 coches diarios, por la supresión del turno de noche en la fabricación del antiguo Meriva.

La entrada en cadena del nuevo Meriva, según las previsiones de la compañía automovilística, volvería a elevar la producción a las 2.125 unidades diarias que se hacen actualmente.

Por su parte, el sindicato OSTA rechazó el ERE y consideró que la dirección de la planta aprovecha para "avanzar en sus estrategias empresariales".

"Cuestionamos frontalmente la solución que la compañía propone, despidiendo por un año a 600 compañeros, ya que consideramos que la dirección de GM está sobredimensionando la solución del problema", indicó el sindicato en una nota.

"No debemos de ser los trabajadores los que soportemos los aspectos negativos del negocio; sí ha habido bajada de ventas, pero cuánto ha descendido por crisis global y cuánto por ser el fin del ciclo de vida del modelo Meriva", se preguntó el sindicato.

OSTA planteó "explotar al máximo los mecanismos normativos que tenemos en fábrica y aprovechar las circunstancias específicas de la misma" --personal con vacaciones pendientes, jubilaciones, recuperación de los contratos de jubilación parciales--. Todo ello con la idea clara de que no vamos a aceptar ningún acuerdo que implique la salida forzosa de ningún trabajador.

El próximo lunes día 29 de septiembre, una vez analizada la documentación, los sindicatos se reunirán para fijar posturas. Hasta entonces se habrán celebrado asambleas de pausa para informar a los trabajadores y que éstos participen en la discusión de las condiciones del ERE.

Etiquetas