Despliega el menú
Economía

EL FUTURO DE OPEL

GM anunciará en la segunda semana de agosto si opta por Magna o RHJ para la nueva Opel

Señal de Opel en Rüsselsheim (Alemania), en un día nuboso
GM anunciará en la segunda semana de agosto si opta por Magna o RHJ para la nueva Opel
REUTERS

La incertidumbre sobre el futuro del negocio europeo de General Motors, articulado en torno a la marca alemana Opel y que incluye a la fábrica zaragozana de Figueruelas, se mantiene. GM anunciará si opta como nuevo inversor por el fabricante de componentes austriaco-canadiense Magna o por RHJ International, filial del grupo financiero estadounidense Ripplewood, previsiblemente en la segunda semana de agosto. Así lo hicieron saber ayer en Bruselas directivos de la multinacional automovilística de Detroit a representantes de Gobiernos de varios países europeos, entre ellos España, en cuya delegación participaron los consejeros aragoneses de Economía, Alberto Larraz, y de Industria, Arturo Aliaga.

Un día después de explicar las tres propuestas en liza (Magna, RHJ y la china BAIC) a representantes del Gobierno de Angela Merkel en Berlín, General Motors hizo lo propio ayer en Bruselas con representantes de los países con plantas de la compañía (a excepción de Alemania) y de la Comisión Europea. En ambos encuentros se ofrecieron detalles de las tres ofertas y sobre el papel -según confirmó Larraz- todas siguen en la puja, aunque GM Europa dejó claro en un comunicado que la pugna se reduce a dos: "Hemos decidido continuar negociaciones detalladas tanto con Magna como con RHJ para asegurar el futuro de Opel", indicó la nota.

Los consejeros aragoneses señalaron a este diario que los directivos de GM Europa Tayce Wakefield, vicepresidenta de Relaciones Internacionales, y Enrico di Girolamo, representante de GM en la fiduciaria de la nueva Opel, no les aportaron mucha más información de la que ya conocían sobre las ofertas de los candidatos y sus repercusiones para Figueruelas. Pero la reunión sirvió, resaltaron, para saber cuál es el calendario del proceso de venta del negocio europeo de GM y para conocer también los posicionamientos tanto de la firma vendedora como de los países que cuentan con centros de trabajo de la compañía.

El calendario

En cuanto a las fechas, la próxima semana serán informados al detalle de la evolución de estas negociaciones y de las ofertas por la nueva Opel la dirección de General Motors Company en Detroit, encabezada por Fritz Henderson, y el departamento del Tesoro de Estados Unidos, ya que el fabricante de automóviles es hoy -concluido el procedimiento de bancarrota- una compañía nacionalizada. "De ahí", precisó Aliaga, "vendrá la propuesta definitiva", que deberá ser comunicada (y consensuada, en principio) con la fiduciaria y posiblemente el Gobierno alemán. Eso ocurrirá "en la semana del 10 de agosto", afirmó a la agencia Efe en Bruselas Teresa Santero, secretaria general de Industria del ministerio de Industria y participante en el encuentro de ayer.

Larraz situó el anuncio de la decisión sobre la compra de Opel "entre las dos primeras semanas de agosto", sin descartar que haya un pequeño retraso. Entonces, añadió, se firmará un preacuerdo con la firma elegida después del cual se realizará un proceso de 'due dilligence' (auditoría externa) que debe concluir en septiembre "antes de las elecciones alemanas", fijadas para el día 27 de ese mes. España pidió ayer, destacó el consejero aragonés de Economía, participar en el citado proceso de auditoría, ya que nuestro país está en condiciones de conceder avales a la nueva Opel por unos 500 millones de euros (200 millones del Gobierno de Aragón para el lanzamiento del próximo Meriva y 300 millones por parte del Ejecutivo español).

En cuanto a los posicionamientos a favor de Magna o de RHJ, tanto Larraz como Aliaga apuntaron la sorpresa de Bélgica, que ayer declaró su apoyo al fabricante de componentes pese a que éste prevé cerrar la planta de Amberes. En el encuentro, en todo caso, se percibió que los países del centro de Europa (Alemania, Austria, Polonia, Hungría) están con Magna, mientras que los 'periféricos' -como España o el Reino Unido- no manifiestan abiertamente sus preferencias, aunque admiten que la oferta de RHJ puede ir mejor a sus fábricas.

GM apoya, en principio, a la filial de Ripplewood (que prevé la recompra de Opel por la compañía de Detroit), lo que explicaría su aparente distanciamiento respecto a Magna. GM tiene con la firma austriaco-canadiense, constató ayer Teresa Santero, "puntos de discrepancia relevantes".

Etiquetas