Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REACCIÓN ANTE LA CRISIS

Francia llama a una acción europea coordinada ante la tormenta económica internacional

Fillon minimiza el temor a la recesión, y considera 'artificial' la aplicación de un plan de estímulos.

El primer ministro francés, Francois Fillon, llamó a los países europeos a dar una "respuesta coordinada" a la tormenta económica internacional y sugirió que el tema podría ser debatido en la reunión que los ministros de la Finanzas de la UE celebrarán los días 12 y 13 de septiembre en Niza. Fillon, que convocó con urgencia a seis ministros clave de su gabinete para analizar los negativos datos de la economía gala, minimizó después ante los periodistas los riesgos de que Francia pueda entrar en recesión, y consideró poco útil, por artificial, la aplicación de un plan nacional de estímulos económicos.

El Producto Interior Bruto de Francia cayó el 0,3% en el segundo trimestre, según el avance proporcionado por los servicios estadísticos. Y, este lunes, el Banco de Francia adelantó que el crecimiento del tercer trimestre respecto al precedente quedará reducido a una décima, por el deterioro que está sufriendo la industria y la ralentización del consumo. Si el PIB creciera de julio a septiembre el 0,1% y se estancara en la recta final del año, el avance de todo el ejercicio se quedaría en el 1%, estimó la autoridad monetaria en su informe mensual de coyuntura.

Hasta ahora el gobierno esperaba que el crecimiento de 2008 se moviera en una horquilla entre el 1,7% y 2%, mientras la mayoría de los economistas ya han anticipado una tasa más cercana al 1%. El primer ministro expresó su confianza en una variación positiva en el conjunto del ejercicio. Fillon dijo que el gobierno revisará su previsión de crecimiento durante la presentación del presupuesto para 2009 en las semanas próximas, pero añadió que no modificará el objetivo de mantener el déficit público en 2,5% del PIB este año.

Fillon convocó a sus más estrechos colaboradores -entre ellos, la ministra de Economía, Christine Lagarde, y la de Comercio, Anne-Marie Idrac- para analizar la forma de corregir el declive económico que ponen de manifiesto los indicadores. "No es justo hablar de recesión", dijo Fillon en conferencia de prensa tras la reunión. Sostuvo que Francia no precisa planes de estímulo económico, sino reformas estructurales para estar mejor preparada frente a las presiones de la volátil economía mundial.

Reclamó además la respuesta coordinada de los países europeos, y en particular de los socios del euro, para constituir un frente común ante las turbulencias de los mercados internacionales. "Tenemos un espacio económico común, una moneda común" que hace la coordinación "indispensable", argumentó el responsable del Ejecutivo galo.

Marcha atrás

La oposición socialista ha instado al presidente Nicolas Sarkozy a dar marcha atrás en el paquete de estímulos fiscales por importe superior a los 13.000 millones de euros anuales que adoptó poco después de su elección en mayo de 2007. "No estamos en recesión pero estamos sintiendo los efectos de una crisis brutal, difícil", dijo el socialista Didier Migaud, presidente del comité de finanzas del Parlamento.

"El problema es que tenemos un margen extremadamente limitado de maniobra porque hemos malgastado bastante en el pasado año. Así que quizás debamos tener el coraje de volver a poner el paquete fiscal sobre la mesa", declaró Migaud a la emisora de radio France Inter.

En línea con las tesis del primer ministro, el responsable del Ministerio de Asuntos del Consumidor, Luc Chatel, dijo que el gobierno está comprometido a realizar reformas pese a los decepcionantes cifras de crecimiento."Esta es una razón más" para llevarlas a cabo, afirmó. Si bien el Ejecutivo quiere recortar el gasto, no optará por un duro plan de austeridad porque "esto asfixiaría la economía en un momento en que francamente no lo necesita", justificó.

Etiquetas