Economía
Suscríbete

AUTOMOCIÓN

Figueruelas vuelve al trabajo con el reto de producir más de 380.000 vehículos este año

GM España hará piezas de carrocería del Zafira mientras la fábrica de Bochum adapta sus líneas al nuevo modelo.

Imagen de la cadena de montaje del nuevo Meriva en la planta de Figueruelas.
Figueruelas vuelve al trabajo con el reto de producir más de 380.000 vehículos este año
OLIVER DUCH

Figueruelas vuelve hoy al trabajo -los del turno de noche lo hicieron ayer- con unas expectativas muy buenas para este tercer trimestre. No solo es que las previsiones de producción se hayan diparado en 60.000 coches respecto a principios de año, como recuerda Ignacio Sainz, de Acumagme, sino que el nuevo Meriva está funcionando muy bien y "no me extrañaría nada que aumentase más la cifra de coches que hemos de fabricar de aquí a final de año". Es lo que piensa también Antonio Carvajal, de Comisiones Obreras, que augura superar también las 380.000 unidades producidas este año y alcanzar las 400.000.

José Luis León, de OSTA, reconoce que con este volumen de fabricación "el reenganche va a ser positivo", ya que hay carga de trabajo y varios sábados productivos por delante. En concreto, el 4 de septiembre para las dos líneas y el 18 para la del Meriva.

"De momento, tenemos confirmadas 380.000 unidades, aunque creo que esta cifra se puede ir incrementando progresivamente e igual en enero del año que viene se puede poner en marcha también, aunque sea en parte, la otra línea del turno de noche", corrobora el secretario general de UGT en Figueruelas, Pedro Bona.

En la senda del crecimiento

A diferencia de lo que está ocurriendo con el resto de fabricantes, que están sufriendo la caída de mercado derivada de la retirada de ayudas a la compra de coches, General Motors parece llevar una senda diferente, dado que el mercado nacional representa apenas el 10% de sus ventas. Sin embargo, desde el comité de Figueruelas se muestran cautos con respecto a lo que pueda ocurrir en el cuarto trimestre del año. "Hemos sufrido en esta empresa demasiados vaivenes como para poder prever algo con seguridad", indican. No obstante, el hecho de no haber tenido que suprimir el turno de noche como preveía la empresa en un principio sino verse obligada a restablecerlo al 100%, con flexibidad para fabricar Corsas o Merivas en una de las líneas, da cuenta de que la actividad está asegurada para lo queda de año.

Es más, advierte, Antonio Carvajal, de CC. OO., es posible "que haya que volver a negociar los expedientes de regulación de empleo acordados dado que una parte de la reducción de plantilla no habrá que acometerla". A su juicio, es evidente, con los 250 compañeros prejubilados que han sido llamados para volver al tajo, que el expediente de suspensión temporal para 600 no va a hacer falta ni tampoco "va a ser necesario ningún forzoso". Entonces, añade, "habrá que ver qué solución se da al tema de contratos relevos para que puedan generarse; hasta final de año hay, pero más allá no".

Para José Luis León, de OSTA, la empresa sigue empeñada en cubrir la totalidad de los 351 trabajadores del ERE de extinción, "pero ya veremos lo que pasa hasta el 31 de diciembre, ya que de momento solo se han marchado voluntarios".

Piezas para el Zafira, por un año

Lo primordial es que no falte trabajo. Bona confirmó ayer que la factoría zaragozana por espacio de un año hará piezas de carrocería -seguramente las grandes: el portón y los laterales- para el Opel Zafira. "La noticia nos llegó la última semana de julio que trabajamos. Al parecer, la planta de Gliwice (Polonia) -que lo hacía- va a dejar de hacerlo para fabricar solo el modelo Astra. Así que mientras Bochum (Alemania) adapta sus líneas de producción para el lanzamiento del nuevo Zafira, a la nave de Prensas de Zaragoza vendrán los troqueles y se asimilirá la fabricación de estas piezas de forma temporal mientras se mantiene el modelo actual". En cuanto a los trabajadores que requerirá este nuevo encargo, Bona precisó que "todavía es pronto para concretarlo".

Por otra parte, el secretario general de la Federación de Industria de UGT, Luis Tejedor, también confía en que con las previsiones de ventas que se manejan no decaiga la actividad en la factoría de GM en lo que resta de semestre. "Eso es muy positivo no solo para los trabajadores de Figueruelas sino también para los proveedores", apunta.

En opinión de Tejedor, 2010 está resultando ser un año bastante mejor para el sector del automóvil que 2009. Aún así, comenta, "después del batacazo tan tremendo del año pasado no podemos pensar en que la recuperación vaya a ser rapídisima".

Año de elecciones sindicales

De cualquier forma, ahora la cuestión primordial para los sindicatos es preparar bien la huelga general del próximo 29 de septiembre contra la reforma laboral, una movilización que ha hecho al comité de Figueruelas posponer al menos hasta el 30 de septiembre el inicio del propio proceso electoral en la factoría zaragozana, que celebrará elecciones al comité de empresa el 11 de noviembre. "Con todo mi respeto a lo que pueda suceder y decidan los propios trabajadores, no creo que cambien mucho las cosas ni que se produzca ningún vuelco significativo", comentaba Ignacio Sainz, de Acumagme.

Etiquetas