Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LA NUEVA OPEL

Figueruelas llama a manifestarse contra el plan de Magna

Los sindicatos anuncian que convocarán una huelga si el nuevo inversor no cambia de postura la próxima semana.

Evitar el despido de 1.672 trabajadores, así como el desmantelamiento de una de las líneas de producción de Figueruelas y que se lleven a otros países la futura fabricación del nuevo Corsa son los principales objetivos de la manifestación que el comité de empresa de la factoría zaragozana ha convocado para este sábado, 19 de septiembre, que partirá de la plaza de San Miguel a las 12 de la mañana y concluirá en el monumento al Justicia. Con el lema 'Opel y auxiliares: por un plan industrial viable con empleo y futuro para Aragón', la movilización pretende ser un primer aviso a Magna del rechazo de toda la sociedad aragonesa a los planes que ha trazado para la fábrica de Opel en Zaragoza y que para sindicatos como CGT y OSTA representa el cierre a corto o medio plazo.

"No vamos a aceptar ningún plan de ahorro si Magna se empeña en mantener este plan para Figueruelas", advirtió el presidente del comité de empresa, Juan Arcéiz, que hizo un llamamiento no solo a los trabajadores de la fábrica y las auxiliares para que acudan a la manifestación sino a toda a la ciudadanía aragonesa porque es una gran parte del tejido industrial de Aragón el que está en juego. Además, avisó de que esta convocatoria es solo el principio de toda una serie de movilizaciones: "Si el lunes los directivos de Magna no acceden a negociar un plan nuevo se pondrá en marcha un calendario de huelga".

Una movilización de todos

La intención de esta primera manifestación es conseguir que "todo Aragón, de forma masiva y contundente, diga no al plan de Magna, que representa la pérdida de casi 1.700 empleos en Opel y casi el doble para las auxiliares". A juicio de Arcéiz, se trata de que el rechazo unánime de toda la sociedad avale a Pedro Bona, único representante de GM España en el comité reducido que se celebrará el lunes, día 21, en Rüsselsheim (Alemania), que será el encargado de transmitir la advertencia a Magna de que si no cambia sus planes para Figueruelas nada se podrá negociar.

Por otra parte, Arcéiz invitó a los dos Gobiernos, tanto al Central como al autonómico, a dejar "el trabajo y las reuniones en la oscuridad" para pasar a decir bien claro tanto "con presión política como mediática que si hay plan de futuro para Figueruelas habrá dinero público para Magna y en caso contrario, no lo habrá".

"Espero que el lunes Magna no nos traiga a los sindicatos únicamente el plan de ahorro porque si no, ahí acabará la negociación. Confío en que nos presenten un plan creíble y coherente, ya que necesitan el acuerdo con los trabajadores para firmar definitivamente con GM la compra de Opel", explicó Pedro Bona, líder de UGT en el comité de Figueruelas a quien espera una apretada semana de reuniones, la mayor parte de ellas en Alemania, el lunes con GM y Magna; el jueves, con el resto de sindicatos del comité reducido para analizar los planes que les aporte la dirección de la nueva Opel, y el viernes, de nuevo con los propietarios de la compañía para fijar las respectivas posiciones. Además, participará en la reunión que la Federación Europea de Metalurgia celebrará el miércoles en Amberes.

"No hay mucha esperanza de que Magna cambie su planteamiento. Por eso hay que estar con todas las alarmas puestas porque es mucho lo que nos jugamos tanto en supresión de puestos de trabajo en un plazo muy corto, como en pérdida de capacidad productiva y lo que es más grave, la posibilidad de que la nueva generación del Corsa no se quede en Figueruelas", advirtió José María Fernando, de CC. OO.

"Ojalá la manifestación salga bien y se vea la clara oposición de toda la sociedad aragonesa al plan de Magna porque además del grave recorte de empleo y capacidad productiva que supondría para Figueruelas, nos abocaría a un cierre a medio plazo. Por eso, no podemos aceptarlo de ninguna manera", recordó Santiago Arcos, representante de CGT en el comité de Figueruelas y partidario de consensuar cuanto antes un calendario de huelga.

Preparados para una larga batalla

"Una manifestación sin más no me parece suficiente. Por eso nuestro sindicato, planteaba una jornada de confrontación del sector de la automoción para el miércoles, día 23, y seguir con un calendario de movilizaciones dándole continuidad a esta protesta", señaló José Luis León, representante de OSTA en el comité, al recordar que la "amenaza de Magna es real y son 1.672 trabajadores los que quieren echar, además de condenarnos a una producción mucho menor y plantear llevarse el nuevo Corsa a Rusia, lo que representa el cierre a corto plazo". Sin embargo, en opinión de Rafael Díaz, de Acumagme, "para convocar huelga hay que esperar a que Pedro Bona vuelva de Alemania". Mientras tanto, considera imprescindible que "todo el mundo acuda a esta manifestación porque lo que ocurra en Figueruelas nos afectará a todos, desde el que trabaja en la gasolinera como el del restaurante o el taller". "Todo dependerá de lo que ocurra el lunes en Alemania", añadió José Antonio Gil, de USO: "Si Magna no acepta ningún cambio en su plan, nuestra postura será sumarnos a la convocatoria de huelga".

 

 

Etiquetas