Despliega el menú
Economía
Suscríbete

BANCO DE ESPAÑA

Fernández Ordóñez exige a las entidades una mayor transparencia

El gobernador del Banco de España pide con contundencia que las cajas y bancos aceleren sus SIP.

Fernández Ordóñez.
Fernández Ordóñez exige a las entidades una mayor transparencia

El Banco de España convocará en los próximos días a las asociaciones bancarias, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) para diseñar los formatos en los que exigirá más información sobre la exposición inmobiliaria y de deuda a las entidades financieras.

Según anunció ayer la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, el organismo regulador de los mercados "va a requerir de todo el sector financiero un esfuerzo adicional de transparencia". Así, las entidades tendrán que ofrecer información normalizada sobre la cartera de promoción inmobiliaria y la cartera hipotecaria residencial, así como sobre la referencia entre los préstamos concedidos y el valor de los activos correspondientes, conocida como 'loan to value'.

El objetivo de la reunión convocada por el Banco de España es diseñar los formatos técnicos para que las cuentas trimestrales y anuales que presenten las entidades financieras a partir de ahora incluyan dicha información en detalle.

Además, el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez pretende que la desagregación de esta información adicional que se requerirá sea coincidente con la que se utilizó para las pruebas de esfuerzo realizadas a la banca en verano.

Toques de atención

No es la primera vez que el Banco de España lanza toques de atención al sector financiero en general, y al de cajas -de ahorros y rurales-. En el caso de estas últimas, sus advertencias se remontan incluso a septiembre de 2008 cuando ante la difícil situación económica y el aluvión de regulación financiera que se exigía desde Bruselas, el supervisor decidió alentar a las cajas rurales a que imprimieran velocidad a la implantación de sistemas institucionales de protección (SIP) con los que reforzar sus solvencia, su liquidez y su gestión.

Su propuesta tuvo eco, pero las fusiones 'frías' en cajas de ahorro y rurales se hacía esperar tanto que el gobernador del Banco de España volvió a lanzar, ahora con contundencia, un nuevo mensaje al sector. Miguel Ángel Fernández Ordóñez sonó amenazante cuando el pasado mes de marzo denunció la existencia de cajas que estaban entorpeciendo los procesos de reestructuración y les advirtió de que si no deponían la actitud habría intervenciones, liquidaciones posteriores o ventas tal como establece el FROB, y aseguró que se haría sin importar qué opinaran las asambleas y los políticos.

En la última semana y por dos veces, Fernández Ordóñez ha vuelto a recordar al sector financiero en general que el tiempo se agota. Como si de un ultimatum se tratara el gobernador del Banco de España instó a las cajas inmersas en procesos de reestructuración a tener constituidos los bancos con los que operarán y a hacer públicos sus nuevos consejos de administración y equipos ejecutivos "antes de Navidades".

Por si no había quedado suficientemente claro, ayer lo recordaba también la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado. "Los Sistemas Institucionales de Protección (SIP) que aún se encuentran inmersos en procesos de reestructuración tienen que tener terminada toda la denominación de los órganos de gestión antes del 24 de diciembre de este año", dijo al término del Consejo de Ministros.

Etiquetas