Despliega el menú
Economía

VIVIENDA

Familias de media España reducen el valor de sus pisos para venderlos

Llegan las primeras caídas reales de precios del último decenio, con la actividad en claro retroceso y el Gobierno tranquilo ante lo que considera "un ajuste necesario".

Los datos del precio de la vivienda en el primer trimestre han dado la sorpresa. Los pisos del mercado libre se encarecieron un 3,8% interanual, lo que supone la primera subida por debajo de la inflación (4,5% en marzo) en los últimos diez años. Del análisis de las estadísticas oficiales se desprende el apuro que pasan hoy las familias para vender sus casas, pues el precio de los pisos de más de dos años (los de segunda mano) cayó respecto al último trimestre de 2007 en la mitad del país. Los promotores, por su parte, no ceden y se resisten a cualquier abaratamiento. La VPO, por contra, se encareció un 7,8%, más del doble que la libre. El Gobierno asegura que el ajuste "era necesario", mientras los indicadores de actividad presentan notables retrocesos.

Ha tenido que transcurrir un decenio de ritmos fuera de toda lógica -los años del famoso 'boom'- para que la vivienda empiece a mostrar cierta debilidad. El hecho de que los pisos, que concentran la mayor parte de la riqueza de los hogares, se revaloricen por debajo de los precios no parece asustar al Ejecutivo. Preguntado por esta cuestión, el secretario general de Vivienda, Javier Ramos, aseguró que "la evolución del primer trimestre está en línea con el objetivo del Gobierno de que el encarecimiento de la vivienda se iguale al IPC".

Los incrementos interanuales del primer trimestre sólo superaron a la inflación en Andalucía, Asturias, Canarias, Extremadura, Galicia, Murcia, el País Vasco y Ceuta y Melilla. El precio medio del metro cuadrado de la vivienda libre se sitúa ya en 2.101 euros. Un nivel superado con holgura en lugares como San Sebastián (4.074,1 euros) o Guecho -Vizcaya- (3.926,8 euros), las ciudades más caras del país. En el extremo opuesto, Hellín (Albacete) y Don Benito (Badajoz), las más baratas.

El mercado muestra una clara diferencia entre las casas nuevas y las usadas. Las primeras se encarecieron un 5,1% interanual frente al 3,3% de las segundas, lo que da idea de que los promotores no se muestran muy dispuestos a apretarse el cinturón. Si se compara el primer trimestre de 2008 y el último de 2007, los repuntes fueron 1,2% y del 0,8%, respectivamente.

Cae la segunda mano

Esa comparación intertrimestral deja como grandes perdedores a las familias y, no hay que olvidarlos, a los especuladores. Y es que los precios de las casas de segunda mano cayeron entre marzo y diciembre pasados en 24 provincias, casi la mitad del país. Los descensos más abultados se dieron en Zaragoza, León, Salamanca, Badajoz, Madrid y La Rioja. En definitiva, bajadas casi obligadas para poder 'colocar' los pisos a pesar de la crisis.

La prueba de que la venta es casi imposible la dan los datos oficiales de transmisiones en el último trimestre de 2007, publicados esta semana. En ese periodo se produjeron algo más de 90.000 operaciones en el mercado libre, lo que representa un descenso interanual del 12,8%. Ese desplome se eleva al 40% en el segmento de pisos usados; de nuevo los que están en manos de los españoles de a pie que, en todo el pasado año vendieron y compraron algo más de 400.000 casas, un 24% menos que en 2006.

Casi todos los indicadores caen a plomo. Las tasaciones del primer trimestre fueron un 11% menos que las del mismo periodo de un año antes. Las rehabilitaciones en 2007 no llegaron a las 36.000, un 31% por debajo de las de 2006. El número de pisos libres iniciados en el pasado ejercicio fue de 532.117, lo que supone un descenso interanual del 19,9%. El mercado del suelo no fue mucho mejor, pues en 2007 se realizaron 10.410 compraventas. Hasta los extranjero compraron menos casas, pues adquirieron solo 9.000 pisos, un 47% menos que en 2006.

Etiquetas