Despliega el menú
Economía

INMIGRACIÓN

España es el país de la UE con más parados búlgaros y rumanos

Los trabajadores rumanos y búlgaros contribuyeron a un crecimiento del 1,7% del PIB español entre 2004 y 2009.

Construcción y hostelería, los más vigilados
El Gobierno y la banca piden más rebajas de precios en 2011 para absorber el 'stock' de pisos
HERALDO

España es el país de la UE con más parados rumanos y búlgaros, con algo más del 60%, seguido de Italia con un 23%, según un informe de la Comisión Europea sobre el impacto de la libre circulación de trabajadores y las restricciones laborales para rumanos y búlgaros que todavía se mantienen en una decena de Estados miembros y que solo podrán mantenerse como muy tarde hasta el 31 de diciembre de 2013.

Según el informe, España es el país más beneficiado económicamente por la llegada de trabajadores rumanos y búlgaros, que han contribuido a un crecimiento del PIB español del 1,7% entre el 2004 y el 2009, frente al 0,3% de media en el conjunto de los Veintisiete y del 0,4% en los 15 antiguos Estados miembros.

Alrededor de 2,9 millones de rumanos y búlgaros residen en el resto de Estados miembros, más del 70% de ellos en España e Italia y más del doble de los 1,4 millones que residían en Europa en 2006 antes de ingresar en la UE un año después, según datos de 2010. La mayoría de rumanos en el exterior reside en Italia (41%), España (38%) y Alemania (5%), mientras que los búlgaros residen sobre todo en España (38%), Alemania (15%), Grecia (12%), Italia (10%) y Reino Unido (7%).

En términos generales, los trabajadores de ambas nacionalidades ha tenido un "impacto positivo" para el conjunto de países de la UE a la hora de cubrir puestos de trabajo vacantes en sectores como la construcción, servicios domésticos y de alimentación y su incorporación al mercado laboral de otros Estados miembros no ha tenido "un impacto significativo" negativo en los salarios de los trabajadores nacionales, según el documento.

Los salarios

Así, el salarios de los trabajadores nacionales de los antiguos Estados miembros se ha reducido apenas un 0,28% por la incorporación de trabajadores rumanos y búlgaros, un porcentaje que en el caso de los dos países principales de destino de estos trabajadores en los últimos años -España e Italia-- se eleva hasta el 0,7%.

Bruselas asegura además que los trabajadores de ambas nacionalidades han tenido "un papel muy menor en la crisis del mercado laboral" de otros Estados miembros desde el inicio de la crisis económica en 2008 tras constatar su "creciente dificultad" para encontrar trabajo en otros Estados miembros. El 16% de los rumanos y búlgaros que residen en otros Estados miembros están desempleados en la actualidad, frente al 9% en 2007. De ellos, más del 60% se encuentra en España y el 23% en Italia.

El comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Lazslo Andor, ha instado a los Estados miembros que todavía mantienen restricciones a levantarlas apelando a "las oportunidades y beneficios económicos reales" por ambos lados. "Restringir la libertad de movimiento de los trabajadores en Europa no es la respuesta al elevado desempleo. Lo que necesitamos hacer es centrarnos en esfuerzos que creen nuevas oportunidades de empleo", ha insistido.

Etiquetas