Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

Enrique Martínez: "En Fnac no vamos a abandonar nuestros grandes planes de expansión por la crisis"

El director general de Fnac España explica los proyectos de crecimiento de esta cadena de origen francés, más preocupada por la piratería que por la caída del consumo.

Inauguran su segundo establecimiento el día 3 en Plaza Imperial. ¿Significa que les ha ido muy bien con la primera tienda que abrieron en Zaragoza?

Sí, tiene que ver mucho con el buen funcionamiento de la primera tienda en Zaragoza, pero tiene que ver también con nuestra estrategia de expansión evidentemente, con consolidar la posición y atender al consumidor y por eso esta nueva tienda tiene como objetivo complementar nuestro primer establecimiento.

¿Cual es el balance tras diez años implantados en Aragón?

Nuestra experiencia ha sido muy buena en Zaragoza, la verdad. Prueba de ello es que estamos a punto de abrir una nueva tienda. La situación nos ayudó mucho, tuvimos una proyección muy buena, en el aspecto cultural hemos hecho una labor muy importante ayudados también por las estructuras y por la actividad de los creadores locales. El Fórum de nuestra tienda es un referente ya para la ciudad por su actividad cultural y gracias al trabajo de los equipos. Y con esa notoriedad hemos construido nuestra oferta.

¿Notan los efectos de la crisis?

Hay una caída del consumo que es evidente para todos. Los años son largos y hay que esperar al final para saber cuál va a ser el resultado. Es verdad que llevábamos muchos años de crecimiento en España y que ahora vamos a atravesar una fase de menor crecimiento. Yo creo que todo el mundo va a tener que adaptarse a esta nueva realidad, pero nosotros tenemos planes de expansión a largo plazo que no vamos a abandonar porque el mercado español es muy importante para nosotros. Además creemos que vamos a salvarnos de esta situación mejor que la generalidad del mercado.

Pero si el ciudadano tiene que apretarse el cinturón, ¿no teme que empiece por el ocio?

El ocio y el ocio cultural es verdad que no es indispensable para la vida, no es un producto básico pero a veces funciona como un producto refugio. Su valor es medio-bajo y por lo tanto no es la inversión más pesada que las familias tengan que recortar en un momento de necesidad. Creo que nos vamos a proteger un poco mejor que otros sectores, porque cuando hay una muy buena oferta el mercado responde, independientemente de que haya un periodo de crisis. Nosotros tenemos condiciones para resistir.

¿Cuáles son esas condiciones?

Un buen producto y la relación que hemos construido con nuestros clientes, porque 15 años en España nos dan una buena credibilidad a lo que hacemos, trabajando muy bien la propuesta de producto diferente que salve un poco este contexto económico.

Decía que no van a abandonar sus planes de expansión. ¿Hacia dónde van? ¿Tienen la mirada puesta en otras provincias aragonesas, como Huesca y Teruel?

En España nuestro plan es llegar a 40 tiendas en los próximos cuatro años. Este año terminaremos con 19 y el objetivo es acabar más o menos con 40 en el horizonte 2011-2012. Para eso, hay muchas ciudades que estamos estudiando, también Huesca y Teruel, pero es cierto que tenemos un camino muy amplio en grandes ciudades en las que todavía no estamos, incluso comunidades enteras como Castilla y León y Castilla-La Mancha. En Aragón, creemos que esta segunda tienda en Plaza Imperial va a tener una dimensión más regional, ya que el centro de ocio en el que está instalada va a atraer a gente de las tres provincias. Seguimos mirando oportunidades y un gran proyecto inmobiliario en una ciudad puede animarnos a tomar alguna decisión.

¿Le preocupa más la piratería que la crisis?

Eso sí que es terrible. Este un problema nacional al que, además, nos enfrentamos mal, porque no hay una consciencia pública del asunto. Los jóvenes que piratean ni siquiera son conscientes de que está mal y ahí todos tenemos responsabilidad. Luego hay que tomar una serie de medidas legales para proteger los derechos de quienes producen el entretenimiento y no quieren ofrecerlo de una forma gratuita.

A pesar del daño económico que producen estas prácticas, ¿las leyes son muy benévolas?

Básicamente es que no hay leyes, todo el aparato legislativo-jurídico va muy por detrás de la realidad económica y en el caso de Internet no existe una legislación en España apropiada para el control de la información. Sí la hay en otros países. En Francia, la Fnac participó en el informe Sarkozy, promovido por el presidente francés para la lucha contra la piratería, un informe que el presidente de la Fnac realizó con la intención de aplicar en toda la UE, y tenemos la esperanza de que algun día el Gobierno español recoja ese dosier, discuta con todos los agentes implicados y seamos capaces de sacarlo adelante. Se trata de que controlemos los grandes utilizadores de piratería y les alertemos de que están cometiendo algo ilegal. Si persisten, que lleguemos incluso a cortarles el acceso a Internet. Es la única forma que hoy conocemos de poner un poco de control.

Etiquetas