Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Blog - Tinta de Hemeroteca

por Mariano García

ECONOMÍA ESPAÑOLA

Enferma y muy mal medicada

Los analistas creen que no queda mucho tiempo. Es hora de poner remedio a la maltrecha situación española con recetas contundentes.

Muy felices se las prometían aquellos que pensaban que con los rescates a Grecia e Irlanda se iba a evitar el temido contagio a España. El error es no entender que no hay que temer el contagio cuando ya se padece la enfermedad y la economía española no solo está muy enferma sino, lo que es peor, muy mal medicada.

Lo dice Jesús Sisamón, asesor financiero de Landa Servicios Financieros, que insiste en que no se puede culpar a la especulación de los vaivenes bursátiles y que los mercados de deuda hablan alto y claro. Y lo que dicen es que "no se fían de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero, al que consideran débil sea capaz de poner en marchas las medidas que exigen los desconfiados inversores".

El asesor de Landa lo tiene claro. El nerviosismo demostrado en la mañana de ayer, que disparó el diferencial de deuda hasta los 300 puntos, es una advertencia de que el tiempo se agota y "si seguimos con este inmovilismo, vamos a tener que pagar la deuda cada vez más cara hasta llegar a la situación de Grecia e Irlanda", detalla Sisamón. Pero el rescate a España, insiste, tiene un detalle nada tranquilizador: el tamaño de nuestro país haría necesario que el salvamento fuera no solo europeo, sino internacional.

Si el panorama actual es desolador, Sisamón advierte que todavía puede empeorar, o mejor dicho, asegura que va a empeorar. La prueba está en el sobreendeudamiento en el que está cayendo el Gobierno. "En los últimos diez meses nos hemos endeudado en 56.500 millones de euros, pero la necesidad real es de 25.000 millones", explica el experto, que matiza que esto quiere decir que el Ejecutivo prevé que el diferencial de España con el bono alemán todavía aumente más y prefiere pagar a estos precios -un interés del 5,4%- para que en caso de necesitar más deuda en un futuro esta esté en la cartera española.

No todo esta perdido, pero cada vez queda menos tiempo. En su análisis, Sisamón destaca que el mercado pide a España medidas contundentes, impopulares por supuesto, pero que devuelvan competitividad a la economía y confianza a los mercados. Entre ellas destaca la reducción de salarios: No solo para los trabajadores públicos. También para los empleado de empresas privadas. "Hace falta que los salarios bajen en torno a un 20% para salir de este atolladero", advierte, ya que cada punto que se encarece la deuda, el Gobierno tiene que pagar 1.900 millones adicionales.

La misma 'medicina' recomienda la directora de Renta 4 en Zaragoza. Pilar Barcelona destaca que el mercado reclama una acción "inmediata y contundente" que frene esta escalada, materializada en "una serie se reformas estructurales que serán drásticas y nada populares, y un estricto cumplimiento de las mismas". En su opinión, la convulsión bursátil no es tanto un problema de financiación inminente como la necesidad de establecer una "hoja de ruta". Y hay que hacerlo ya, porque "un rescate de España, por la magnitud de nuestra economía, tendría graves repercusiones internacionales", matiza Barcelona.

Como aviso a navegantes, la directora de Renta 4 en Zaragoza explica que en lo que va de año los diferenciales de España se han casi quintuplicado, pasando de los 59 puntos básicos de enero a 270 puntos, por lo que aunque es complicado cuantificar el coste por contribuyente, "indudablemente repercutirá de una forma o de otra, y requerirá cierto sacrificio por parte de todos".

Etiquetas