Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AVIACIÓN

El sector aéreo mundial cerrará el año con unas pérdidas de 3.600 millones de euros

La subida del crudo y la caída de la demanda zarandean a las aerolíneas- La previsión de pérdidas para el 2008 de la IATA se basa en que el petróleo se mantenga a una media de 113 dólares el barril.

La industria aérea se encuentra en una situación "extremadamente delicada" debido a los altos precios del petróleo y la creciente caída de la demanda, lo que le llevará a perder este año 3.600 millones de euros, anunció la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

 

"Estamos en el centro de una tormenta perfecta, en una situación muy frágil, incluso en aquellos mercados que considerábamos muy robustos, como el de Asia Pacífico", dijo Giovanni Bisignani, director general de la IATA.

Pendientes del precio del crudo

La previsión de pérdidas para el 2008 la basa la IATA en que el precio del petróleo se mantenga a una media de 113 dólares el barril, aclaró Bisignani. La estimación de pérdidas para el año es algo menor del "guión más pesimista" que la organización había previsto el pasado junio, y según el cual la industria perdería hasta 4.200 millones de euros, calculando un precio medio del petróleo de 135 dólares el barril.

Pero, sin embargo, las cifras previstas están muy por encima del guión "optimista" de sólo 1.600 millones de pérdidas, reconoció el responsable de la IATA. "La combinación tóxica de altos precios del petróleo y la caída de la demanda siguen envenenando la rentabilidad de la industria", subrayó.

Y es que el precio medio de 113 dólares por barril, a pesar de ser mejor de lo temido, "está a 40 dólares por encima del nivel medio de 73 dólares por barril de 2007".

"Eso significa que este año la industria pagará una factura por combustible de 129.000 millones de euros, es decir, 35.000 millones de euros más que en 2007". Recordó que los gastos de combustible representan para la industria aérea "el 36% de todos los costes de las operaciones de las líneas aéreas".

Para empeorar las cosas, los datos de demanda del pasado julio -que suele ser el mejor mes- mostraron una continua caída, con un descenso del 1,9, hasta la cifra más baja en los últimos cinco años. Bisignani apuntó, además, que las aerolíneas encuentran dificultades para afrontar esa caída.

Etiquetas