Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRISIS

El repunte del paro supondrá un coste adicional de 3.000 millones este año

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, se refirió este martes a las repercusiones que tendrá el aumento del paro sufrido en los últimos meses y cifró entre 2.500 y 3.000 millones el coste adicional que supondrá este repunte del desempleo. Además, dejó entreabierta la puerta a una posible recesión, aunque afirmó que el Gobierno "no trabaja de momento con esa hipótesis" y consideró que, a pesar de todo el cobro de pensiones está garantizado. Así, indicó que "la luz empezará a verse en la segunda mitad del año que viene".

Solbes quiso dar cuenta de la situación económica que atraviesa el país, principalmente después del último repunte del número de parados, algo que tendrá su repercusión en los datos económicos que maneja el Gobierno. En declaraciones a la Cadena Ser, explicó que el coste adicional aproximado que supondrá a la economía española este aumento del desempleo será de entre 2.500 y 3.000 millones de euros este año. Así, explicó que en este año será el Servicio Nacional de Empleo, antiguo INEM, el que asuma el coste, aunque en 2009 tendrá que ir en los Presupuestos Generales del Estado, lo que "conllevará un esfuerzo de menos gasto en otro tipo de actividad". Por ello, el ministro dejó claro que a pesar de todo ello el cobro de las pensiones está garantizado.

Amparándose en las cifras que maneja el Ejecutivo, Solbes también se refirió a la posibilidad de que la economía española entre en recesión, sobre lo que dijo que existe "posibilidad y riesgo" de que ocurra. De hecho, explicó que en el segundo semestre de este año "se estará rozando el larguero" de la recesión, aunque añadió que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "no trabaja de momento con esa hipótesis".

De esta forma, indicó que este segundo semestre de 2008 será "muy parecido" a los últimos tres meses, mientras que en cuanto a las previsiones para 2009 apuntó que el primer semestre será "difícil", pero que la "luz empezará a verse en la segunda mitad del año que viene". No obstante, incidió en que estas previsiones guardarán una estrecha relación con el contexto internacional, pues la crisis económica no es "un problema específico" de España, sino que es una situación compartida en otros países. Por ello, señaló que "no vamos a salir solos, ni tenemos dificultades solos. Estando algo mejor que los demás, necesitamos de los demás para que las cosas vayan mejor".

Reducción de contrataciones en origen

Por otra parte, el ministro también prestó atención al anuncio del ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, de suprimir algunas contrataciones en origen ante el repunte del paro en nuestro país. En este sentido, Solbes defendió que "no se discrimine de ninguna forma, ni se de un tratamiento específico" a un trabajador que legalmente trabaje en España sea inmigrante o no.

Así, consideró el anuncio de Corbacho "de sentido común", al considerar que "si tenemos trabajadores ya residentes en España, inmigrantes o no, no tiene sentido traer más gente para aumentar la lista del paro si podemos utilizar ésta. Eso es de sentido común". Por ello, achacó a un problema de expresión la polémica creada en torno al asunto, alegando que "el que la expresión fuera más o menos correcta o matizada es lo que ha provocado estas dificultades".

En este sentido, y preguntado sobre la situación del sector de la construcción, Solbes consideró que "ya ha tocado fondo" en lo que se refiere a la edificación de nuevas construcciones. Así, insistió en que "gran parte de los problemas actuales" del sector "son consecuencia de excesos del pasado, que entonces no se valoraban como tales excesos".

Etiquetas