Despliega el menú
Economía

EL PROYECTO DE UNA GRAN CAJA ARAGONESA NO SALE ADELANTE

Amado Franco dice que la CAI rechazó la fusión con Ibercaja

Las dos entidades de ahorro más importantes de Aragón siguen hoy por hoy con sus proyectos en solitario, aunque han mantenido conversaciones con distintas cajas del país.

Amado Franco, presidente de Ibercaja.
Amado Franco dice que la CAI rechazó la fusión con Ibercaja
JOSé MIGUEL MARCO

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, ha afirmado que la Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI) ha sido la que ha rechazado formar una gran caja aragonesa, como ha ocurrido en otras comunidades como Galicia, Cataluña y seguramente harán en Andalucía y País Vasco.

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa, en la que ha precisado que Ibercaja no pujará por CajaSur, por la que se han interesado siete entidades, porque no le "compensa". Franco, quien además es vicepresidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, ha matizado que con la CAI "no ha habido negociaciones", sino que Ibercaja se creyó en la "responsabilidad" de ofrecerle iniciar conversaciones para formar una gran caja aragonesa, pero la Caja Inmaculada no lo vio "oportuno".

Tanto Ibercaja como CAI, las dos cajas más importantes de Aragón, mantienen hoy por hoy sus proyectos en solitario, aunque han mantenido conversaciones con distintas entidades.

Franco, tras comentar que la primera etapa de alianzas está casi acabada, al expirar el plazo para recurrir al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ha reconocido que Ibercaja no ha estado quieta y ha mantenido conversaciones "con mayor o menor profundidad" con más de media docena de entidades.

Ibercaja, ha subrayado, sigue teniendo su proyecto de futuro propio basado en su solvencia, liquidez y muy buenos coeficientes de mora.

El "tamaño puede acompañar" si esas variables no se ven dañadas demasiado, pero, con los números analizados, la solidez de la caja se veía afectada "en exceso" y solo se podría recuperar con eficiencia, recortando gastos, ha argumentado.

Ha precisado que la única fórmula que era factible era un Sistema Institucional de Protección (SIP), que introducía "una gran incertidumbre" sobre si se podrían tomar medidas de eficiencia en el corto plazo.

"Vetos" autonómicos

Además, ha asegurado que las fusiones no han sido posibles por el "veto" de dos gobiernos autonómicos, que no ha citado, aunque sí ha indicado que se trata de comunidades limítrofes.

Ibercaja, ha insistido, sigue trabajando en su proyecto propio y, aunque no está cerrada "a nada" de cara al futuro, siguen "solteros, pero contentos".

Ha reconocido que se avecina una época "dura y difícil", sobre todo para aquellas entidades que tienen que recurrir al FROB, porque entre otras cuestiones exige reducir tamaño, con cierre de oficinas, reducción de personal y de las cantidades destinadas a la Obra Social e impide hacer actividades comerciales "agresivas", pero lo importante para el futuro es la solvencia y la eficiencia.

En cuanto a la decisión del Banco de España de hacer público el resultado de las 'pruebas de estrés' hechas para estimar la solvencia de bancos, cajas y cooperativas en el futuro para que los mercados conozcan la situación del sistema financiero español, Franco ha hecho hincapié en que "todo lo que sea transparencia es bueno".

La falta de confianza quizá se deba al "desconocimiento" y al "miedo", y arrojar luz "puede ser bueno", ha dicho el principal ejecutivo de Ibercaja, quien ha remarcado que el sistema financiero español es quizás el más sano pero tal vez no se ha sabido "vender" la realidad en el extranjero.

Etiquetas