Despliega el menú
Economía

PATRONAL

El presidente de la CEOE pide que se pueda despedir a los funcionarios

Juan Rosell ha indicado que hay muchos trabajadores del sector público que no realizan ninguna labor, para los que hay buscar una solución como recolocarlos o formarlos para que puedan hacer otros trabajos.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell
La CEOE propone bajar de 20 a 12 días la indemnización por despido procedente
EFE

A la CEOE no le desagrada la idea de los 'mini-empleos', trabajos de pocas horas con una remuneración próxima a los 400 euros. Además de destacar su exitosa aplicación en países como Alemania, ha querido dejar claro que, aunque la patronal cuenta con un documento sobre esta cuestión, "no es una propuesta formal ni mucho menos". La idea ha sido rechazada por la UGT, ya que cree que el paro no se soluciona ofreciendo trabajos "de escasa importancia y sueldo". La CEOE, asimismo, ha defendido que se pueda despedir en el sector público como en la empresa privada, ya que parte de los funcionarios "no cumple o no tiene trabajo".

El presidente de la CEOE, en rueda de prensa este miércoles para presentar dos documentos sobre la eficiencia y el traspaso de competencias en el sector público, ha explicado que los 'mini-empleos' se tratan "básicamente de un contrato a tiempo parcial para situaciones de emergencia" y ha asegurado que "los parados lo quieren". "Tenemos que darle una salida", ha añadido.

Sus declaraciones llegan un día después de que se mostrara partidario de estos 'mini-empleos', nacidos hace más de una década en Alemania. Este martes Rosell hizo un símil deportivo al señalar que cuando no hay empleo "en primera división", los trabajadores podrían jugar por un tiempo en una "división regional".

Por otro lado, Rosell ha asegurado este miércoles que el sector público está sobredimensionado porque parte de los funcionarios y empleados públicos "no cumple o no tiene trabajo". Por ello ha defendido que, dadas las necesidades de control del déficit, la Administración necesita equipararse en la medida de lo posible al sector público y poder despedir al personal sobrante.

"En el campo público nos tenemos que acostumbrar a que no haya tantas diferencias con el sector privado", ha asegurado el presidente de la CEOE, para añadir que en el mundo de la empresa "el despido es la última solución", pero que "cuando no tienes más remedio, no tienes más remedio".

Aunque no ha querido precisar cuantos empleados 'sobran' en el sector público, Rosell ha aportado unas cifras aproximativas. Así ha explicado que en los últimos 33 años, desde 1978, se han transferido 821.357 empleados desde el Estado a las Comunidades Autónomas (CCAA) de la mano de las competencias asumidas, pero que actualmente estas administraciones cuentan con 1.744.000 trabajadores.

En cuanto al tema de los 'mini-empleos', el presidente de Cepyme y vicepresidente de la CEOE, Jesús Terciado, ha querido recordar las medidas que en algunas CCAA se llevaron a cabo ante la alta tasa de paro, y que consistían en ofrecer una renta garantizada de 400 euros por realizar trabajos formativos.

En este sentido, ha señalado que "será mejor recibir la renta por un trabajo que no por estar en tu casa esperando a ver si cae un trabajo". Aun así, ha querido dejar claro que es una propuesta comentada por Rosell, pero que "no está madurada".

UGT rechaza los mini-empleos

La idea de los 'mini-empleos', por contra, no ha sido bien acogida por UGT. El secretario general del sindicato, Cándido Méndez, ha echado mano del símil futbolístico que empleó este martes el presidente de la CEOE para dejarle claro que "no hay empleo en los equipos regionales".

A su juicio, el problema del paro no se soluciona ofreciendo empleos "de escasa importancia y sueldo". Por ello, la implantación de los 'mini-empleos' supondría, a su parecer, "una nueva degradación del empleo", por lo que ha exigido a Rosell que no cree "falsos espejismos".

"El señor Rosell ha utilizado un símil deportivo absolutamente erróneo. Dice que si no hay empleo en la primera división se acepte un empleo en regional, pero es que en este momento no hay empleo en regional, en la pequeña y mediana empresa", ha apuntado Méndez, en declaraciones a la cadena SER.

Siguiendo con la metáfora deportiva, el líder de UGT ha indicado además que los equipos regionales (las pymes) "se han quedado sin patrocinador" por la falta de crédito, sin espectadores porque no hay consumo y a veces, sin campo de juego, porque "se lo embargan". También ha recordado que más del 90 por ciento del empleo destruido en la crisis estaba en las pymes.

Asimismo, Méndez ha explicado que los ahora conocidos como 'minijobs' se llamaban antes "empleos de escasa importancia" y ha precisado que se trata de puestos de trabajo que en Alemania suelen ocupar mujeres o pensionistas. Según ha denunciado, estos empleos han traído como consecuencia que el 25 por ciento de la población laboral alemana tenga contratos en precario.

Negociación de la reforma laboral

Por su parte, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, no se ha pronunciado sobre la idea de los 'mini-empleos', pero sí sobre la negociación con los empresarios para alcanzar un acuerdo de reforma laboral, sobre la cual ha expresado que él no ha "escrito ninguna carta a los Reyes Magos".

Toxo, que ha participado en la Escuela Sindical de Otoño de CC.OO. de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, se ha referido con estas palabras a la intención del próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que este acuerdo pueda estar resuelto en torno al seis de enero.

En este sentido, el líder sindical ha recordado que las reformas laborales no generan de por sí empleo, sino que éste solo se crea por la actividad económica, y que para que ésta vuelva a coger un buen ritmo en España es preciso abordar antes otras reformas.

En cuanto al plazo fijado por Rajoy para alcanzar esta reforma laboral, Toxo ha pedido que nadie "entre como elefante en cacharrería" en una negociación que se viene manteniendo desde hace tiempo entre sindicatos y empresarios. A su juicio, si ello ocurriera, lo único que podría suceder es que el actual proceso negociador pudiera dar lugar a un "tiempo de conflicto".

Quien también se ha manifestado este miércoles sobre la reforma laboral ha sido el secretario general de UGT, que ha asegurado que su organización está dedicada "en cuerpo y alma" a la búsqueda de un acuerdo con los empresarios. En este sentido, ha apuntado que, de momento, hay aproximaciones en temas como las mutuas, las ETT, y los procedimientos de mediación y arbitraje, incluyendo el fin de la ultraactividad de los convenios.

Méndez también ha precisado que un convenio no quedará prorrogado indefinidamente, sino que se sustituirá por otro mediante el acuerdo entre las partes o vía arbitraje. A ello ha añadido que se está trabajando "denodadamente" en la renovación del acuerdo interconfederal de negociación colectiva y, aunque cree que, en términos generales, las posibilidades de un acuerdo como el que les ha pedido el presidente electo "no pintan mal", prefiere mantener la cautela.

"No pinta tan mal, pero hay que ser muy cauteloso, muy prudente, porque al final las cosas se pueden torcer. Yo espero que no, sobre todo porque se pueden generar falsas expectativas, y yo a eso no quiero jugar", ha afirmado para después indicar que lo que sí "pinta mal" es el año 2012 en lo que respecta al tema económico y del empleo.

La patronal, por otro lado, ha señalado que se está tomando las negociaciones de la reforma laboral con los sindicatos "muy en serio" y "con ilusión". No obstante, el presidente de la CEOE aseguró que es "muy complicado" decir si éstas llegarán a buen puerto en el plazo marcado por el futuro presidente del Gobierno.

De este modo, Rosell se limitó a decir que los agentes aún no han entrado en detalle sobre los asuntos que están sobre la mesa y que "es mejor no decir nada para evitar malentendidos". "A veces hemos dicho nuestras sensaciones y nos las hemos tenido que tragar", ha agregado.

Etiquetas