Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LABORAL

El paro juvenil alcanza en España la tasa más alta de la UE tras dispararse hasta el 23,6%

El paro se ha convertido en uno de los principales problemas de España, según constató este lunes la Comisión Europa en su informe trimestral de empleo. Este documento, que prevé un empeoramiento en la segunda mitad de 2008, sitúa a España como uno de los países de cola de los Veintisiete en desempleo, después de que fuese el país en que más aumentó la tasa de paro general, al pasar del 9,4% al 11%, especialmente por el brusco incremento de este indicador entre las personas de 15 a 24 años. En esta franja de edad, el desempleo aumentó en 2,8 puntos, hasta el 23,6%, la cifra más alta de la Unión Europea.

El Ejecutivo comunitario da un repaso por la UE para informar de los últimos datos en materia laboral, referentes al segundo trimestre del año. El informe se refiere al desempleo de España para mostrar unos datos pesimistas y que la Comisión enmarca en la ralentización de la actividad económica y el recorte de empleo en la industria, particularmente en el sector de la construcción.

Estas circunstancias dispararon la tasa de paro juvenil entre abril y junio, hasta situarse en el 23,6% tras subir en 2,8 puntos porcentuales. En el conjunto de la UE, sin embargo, el indicador en esta franja de edad se situó en el 14,8%, prácticamente estable, si bien previsiblemente la situación empeorará durante el segundo semestre de 208.

En términos generales, España es el país de la UE donde más aumentó la tasa general, al pasar del 9,4% de la población activa en el primer trimestre a un 11% en julio. Dicha cifra supone la más alta de los Veintisiete, donde la media se sitúa en el 6,8%. Además, en España la situación contrasta con las reducciones de Francia (7,5%), Alemania (7,4%) y Polonia (7,5%) y la estabilización de las de Italia (6,5%) y Reino Unido (5,2%). 

Mercado más débil 

La Comisión también incide en el debilitamiento del mercado laboral en toda Europa, algo que se pone de manifiesto en la desaceleración del empleo temporal. España vuelve a sobresalir en este aspecto, así como Reino Unido, puesto que ambos son los dos países más afectados por la crisis del sector de la construcción. En el caso español, el número de trabajadores con este tipo de contratos disminuyó en 200.000 durante el último año, mientras que en Reino Unido el descenso se quedó en 60.000.

También es peor que en el resto de los países del entorno la creación en España de nuevos puestos de trabajo. Así, mientras en el conjunto de la UE el porcentaje de crecimiento se moderó hasta un 0,2%, en el caso español se produjo un estancamiento durante el segundo trimestre, básicamente por la contracción de la industria y la agricultura. En términos interanuales, el crecimiento cayó al 0,3%, la tasa más baja desde que se empezaron a publicar los datos en 1995.

Etiquetas