Economía
Suscríbete

MERCADOS

El oro que viene del campo en forma de cereal

Con la subida de los precios del cereal, animado por la decisión de Rusia de cerrar sus exportaciones, todos los analistas miran con recelo hacia la especulación y el impacto que las inversiones produzca en el mercado.

Las cosechas de este año centran la atención mundial ante las subidas del precio del cereal. reuters
El oro que viene del campo
REUTERS

La subida de precios de materias primas agrícolas como trigo, maíz y cacao atrae en todo el mundo a los especuladores. Cuanto peor sea la cosecha en los grandes productores, tanto más éxito tienen en propagar el temor a una escasez de alimentos y prometen a los inversores grandes ganancias.

La prohibición de exportar granos anunciada el jueves por Rusia, aunque después matizó su decisión, empeorará aún más la situación. Y algunos servicios financieros ya han comenzado a calentar el ambiente. Los hay incluso que se anuncian, por Internet, con una tentadora frase: '¡El trigo lo hará rico!, anuncia por ejemplo una web de inversiones, que añade que "el boom de las materias primas apenas ha comenzado" porque recuerda que la creciente demanda se enfrenta a una disminución de las materias primas, lo que genera "precios en alza, incluso explosivos".

Los especuladores no son en opinión del analista de temas agrícolas del Commerzbank, Eugen Weinberg, los causantes del aumento de los precios, pero "pueden acelerar el proceso". BayWa, el mayor comerciante europeo de productos agrícolas, cree en cambio que en algunos mercados tienen una mayor influencia incluso que la propia cosecha o la demanda. "Un 70% es culpa de los especuladores", asegura el jefe del consejo de administración de la firma, Klaus Josef Lutz.

La situación es especialmente grave con el trigo debido a la peor sequía en 50 años que está viviendo Rusia y las inundaciones en Canadá, países que son respectivamente el cuarto y noveno productor mundial del cereal. Ya antes de que Rusia bloqueara las exportaciones los precios del trigo aumentaron un 50%.

"Hay suficientes reservas"

Los expertos no creen que se llegue a una crisis alimentaria. "Hay suficientes reservas", señala Weinberg. Sin embargo, los propios productores agrícolas también intentan sacar provecho y hay reticencia a vender a la espera de que los precios suban. Lutz llamó a los campesinos por ello a no especular con los precios.

Las inversiones en los mercados agrícolas no son nuevas, y el índice de materias primas CRB, con el que los inversores participan en el mercado mundial de petróleo, gas, soja y algodón, ya existe desde hace más de 50 años. Lo novedoso es la presencia masiva de grandes inversores que participan con sumas millonarias e impulsan así los precios al alza.

Hace unas semanas se produjo un pico especulativo cuando un fondo británico compró de un solo golpe el 7% de la cosecha mundial de granos de cacao y lo almacenó para venderlo justo antes de la temporada navideña a los fabricantes de chocolate, con un ingente beneficio.

Las materias primas atraen también a los bancos, que esperan en el futuro incluso mayores negocios con las materias primas. El estadounidense JP Morgan acaba de comprar por 1.700 millones de dólares una gran participación en el comerciante de materias primas RBS Sempra, que era codiciado también por el Deutsche Bank.

Seguramente la política no podrá quedarse sin hacer nada ante el problema, pero Lutz subraya que no se puede actuar de forma nacional o aislada, porque entonces los especuladores se buscarán otro mercado. "Esto es un juego global".

Un paso atrás

Mientras tanto, el Gobierno ruso, quizá en un intento de calmar los nervios generados en los mercados, dio un paso atrás y matizó su decisión de restringir las exportaciones. Si en un primer momento aseguró que la prohibición entraría en vigor el 15 de agosto y se prolongaría hasta el 31 de diciembre, ahora asegura que su decisión "podría ser corregida" en octubre, cuando finalice la cosecha.

El viceprimer ministro primero, Ígor Shuválov, explicó que tras la recogida de la cosecha el Gobierno estudiará las reservas de grano y las posibilidades de exportación y, en caso positivo, podría reanudar antes del plazo anunciado los suministros de tal o cual tipo de cereales a otros países. Tras sus declaraciones, los mercados bursátiles se calmaron y el precio del trigo cerró un 7,6 por debajo del precio del jueves.

Etiquetas