Despliega el menú
Economía

METAL

El metal aragonés advierte que el sector "no absorberá" los empleos perdidos en la construcción

Los empresarios afrontan este primer semestre de 2008 con "cierto pesimismo", aunque "no comparable al de otros sectores". Los empresarios del sector del metal no prevén disminuir su producción ni sus plantillas pese a esperar peores ventas.

El presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ), Javier Ferrer Dufol, quien también preside la Confederación de Empresarios de Zaragoza (CEZ), afirmó este martes que la industria del metal, según las previsiones, no prevé que la deceleración económica se refleje a corto plazo en una disminución de plantillas, sino que la tendencia de las empresas es "al mantenimiento de las plantillas", por lo que este sector, "en contra de lo que vaticinó el Gobierno central, no sustituirá a la construcción en la creación de puestos de trabajo".

Estas declaraciones las realizó en la sede de la Federación en la presentación del Informe de Percepción Industrial de Aragón en el sector del Metal (IPIA-Metal), en el que se refleja que el segundo semestre de 2007 fue peor de lo que estimaron los empresarios del sector. Los empresarios afrontan este primer semestre de 2008 con "cierto pesimismo", aunque "no comparable al de otros sectores" y matizado por la "buena gestión de la crisis" que está haciendo este sector que afronta este periodo de deceleración con una economía "más saneada que en otras crisis", señaló el presidente de los empresarios zaragozano.

El IPIA-Metal es un informe que el grupo Append realiza para esta federación cada seis meses, comparando los resultados del semestre pasado con las percepciones de las empresas, consultadas mediante encuestas, para el semestre entrante. Junto a Ferrer, han analizado este informe el director general de la FEMZ, Rafael Zapatero, y el director de Append, Javier Tarazona.

Según este informe, el sector del metal en los seis últimos meses de 2007 experimentó un retroceso mayor del previsto, -5,67 por ciento cuando la percepción que tenían los empresarios para este periodo era de un receso del 0,38 por ciento, por lo que se puede decir, según Ferrer, que la caída les ha pillado "por sorpresa".

Esto se debe a que en el primer semestre de 2007 el crecimiento del sector se situó en el 5,26 por ciento, por lo que la caída de crecimiento de uno a otro semestre fue casi de once puntos porcentuales, la mayor variación registrada desde 2003 (año que empezó a realizarse este informe). La brusquedad de esta caída ha provocado que la percepción de las empresas para el primer semestre 2008 sea la más negativa registrada desde 2003 (prevén un receso del 9,31 por ciento en el sector), posiblemente, según Ferrer, una visión más negativa de lo que será en realidad.

Mantenimiento de plantillas

Respecto a las plantillas de las empresas del sector, el 82 por ciento de las empresas aragonesas prevén un mantenimiento de su número de operarios para el primer semestre de 2008. El 9,9 por ciento disminuirán su plantilla, mientras que el 7,1 por ciento lo mantendrá, según refleja la encuesta de percepción.

El director general de la FEMZ, Rafael Zapatero, destacó que la encuesta de Append refleja la existencia de una desaceleración económica "importante" pero también "la eficacia para gestionar esta crisis con la que ha respondido el sector.

Para Zapatero, la deceleración económica se refleja en la percepción que tienen los empresarios sobre la disminución de demanda que va a haber en su sector del metal. Sólo el 48,8 por ciento prevén que se mantenga la demanda mientas que el 31,5 por ciento esperan un receso. Otro aspecto negativo es la previsión de ventas de su empresa, sólo favorable en la empresas exportadoras, mientras que en el mercado nacional el 61, 4 por ciento esperan un mantenimiento de las ventas mientras que el 19,8 por ciento esperan un receso y sólo el 15,2 por ciento de los empresarios esperan aumentar su volumen de ventas en este semestre.

Este percepción negativa influye en las inversiones previstas, y en que se refleja que el 41,3 por ciento no realizarán inversiones durante el primer semestre de 2008, mientras que en el segundo semestre de 2007 sólo fueron el 16,2 por ciento de las empresas las que no realizaron inversiones. Este dato fue matizado por Ferrer quien indicó que todavía hay un buen número de empresas que mantendrán su volumen de inversión (el 40,8 por ciento) e incluso el 12,7 por ciento de las empresas van a aumentar sus inversiones.

El cuarto parámetro por el cual se refleja la crisis en el sector, según Rafael Zapatero, es la percepción de lo empresarios de la marcha economía de Aragón. El 45,2 por ciento de los empresarios encuestados afirma que la economía aragonesa ha sufrido un retroceso en los últimos seis meses, y el 40 por ciento dice que este retroceso continuará durante este semestre.

Capacidad de gestión

En el otro lado de la balanza, la buena gestión de la crisis, que se pone de manifiesto, a juicio de Zapatero, en la valoración que hacen los empresarios de la capacidad productiva de sus empresas, que el 81,3 por ciento han considerado adecuada en el segundo semestre 2007, porcentaje que aumenta hasta el 86,4 en previsiones para 2008.

Esto se traduce en una buena percepción sobre los stocks de las empresas que el 85,2 por ciento considera que van a mantener dentro de unos márgenes adecuados (sin excesos ni deficiencias) para este semestre. El 69,6 por ciento espera mantener una producción similar a la actual y el 62 ,1 por ciento mantendrá estables los precios de su producto (frente a un 31,3 por ciento que los aumentará), a pesar de que el coste de producción se ha encarecido en el 75, 8 por ciento de las empresas en el último semestre y un 49,7 por ciento de las empresas esperan que este coste se siga encareciendo.

La valoración de Rafael Zapatero es que los empresarios se están adelantando a la crisis, adelantándose a las posibles debilidades y asumiéndolas sin un gran aumento de precios ni disminución de plantillas, y harán frente optimizando el sistema de producción o reduciendo los márgenes industriales, para lo que se encuentran, en general, con una economía más saneada (endeudamiento menor) que otros sectores.

Expo 2008

El informe también recoge la percepción de los empresarios de la industria del metal sobre incidencia que tendrá en la economía aragonesa la celebración de la Exposición Internacional Expo Zaragoza 2008. El 34, por ciento de los encuestados se muestran optimistas o muy optimistas sobre la incidencia que la Muestra tendrá en la economía aragonesa, frente a un 32,2 por ciento que se creen que este evento influirá poco o nada sobre la economía.

En cambio, la percepción de los empresarios es que la Expo no tiene mucho que ver con su sector. El 75,7 por ciento de los encuestados creen que la muestra no afectará en nada a la marcha de su empresa; el 20 por ciento creen que afectará positivamente mientras que sólo el 4,3 por ciento creen que tendrá alguna consecuencia negativa para la marcha de su empresa.

Tampoco se muestran muy confiados de que este evento ayude a promocionar su producto en países extranjeros. Sólo el 10,3 por ciento de los encuestados creen que afectará positivamente en sus ventas en el exterior frente a un 1,7 por ciento que cree que afectará negativamente. Mientras que la gran mayoría, el 65,8 por ciento, creen que no afectara en nada.

Etiquetas