Economía

EMPRESAS

El 57% de la industria aragonesa no prevé que la salida de la crisis llegue en 2010

Aunque la caída se estabiliza, no hay datos que confirmen un cambio de tendencia. Por primera vez en ocho años, el Índice general de Percepción Industrial es más negativo que el del subsector del Metal.

Más de la mitad de los industriales aragoneses prevén que la recuperación económica no se dejará notar, al menos, hasta pasado 2010. Así se recoge en el Índice de Percepción Industrial (IPIA) correspondiente al segundo semestre de 2009 y que avanza las previsiones de los empresarios para los primeros meses de 2010.

 

Según dicho informe, elaborado por la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa de Aragón, (Cepyme) y que recoge la opinión de medio millar de empresarios de los distintos sectores industriales, solo el 32,9% de los encuestados piensa que la crisis quedará atrás en menos de un año y, de ellos, el 27% confía en comenzar a ver los primeros 'brotes verdes' en unos seis meses. Pero la mayoría se muestra mucho más pesimista. El 37% de la industria retrasa la recuperación sólida hasta un plazo de uno a dos años y hay un 20% de encuestados que la ve más lejana todavía.

 

Aunque se mejora el índice del primer semestre de 2009 (-35,6), la percepción de los industriales en los últimos seis meses del pasado año mantiene un valor negativo del -28,2. Un valoración "muy mala", como la calificó ayer el secretario general de Cepyme, Rafael Zapatero, que destacó no solo que es el segundo peor dato desde que se realiza este indicador, sino que además es la primera vez en ocho años que el sector industrial en su conjunto muestra una valoración más negativa y pesimista de la situación económica que el subsector del Metal, presentado hace una semana y en el que los encuestados manifestaban percibir que "lo peor ya había pasado".

 

Es cierto que los datos apuntan a una mejoría, pero, según Zapatero, es tan leve, que no permite el optimismo. El informe destaca que la demanda ha mejorado. Si en el primer trimestre de 2009 apenas un 3,2% de las empresas hablaban de crecimiento de las ventas, en el segundo semestre este porcentaje ha aumentado hasta el 9,3%, pero son todavía amplia mayoría las que consideran que han perdido demanda (66,3%) o, en el mejor de los casos, la han mantenido (24,%).

 

Para los próximos seis meses, aumenta la expectativa de mantener las ventas en el 47,3%, pero todavía se espera una caída de las mismas en el 37% de las industrias encuestadas. Zapatero tradujo estas cifras destacando que "se mantiene la expectativa de no profundizar en la crisis, aunque no de comenzar a crecer".

 

La peor cara la presentan los mercados internacionales, ya que el 77,5% de las industrias no tenían expectativas de exportar en el segundo semestre de 2009, pero casi el mismo porcentaje (77%) tampoco lo harán durante los próximos meses. Y, lo que es peor, la cartera de pedidos no evoluciona. Un 70,1% de la industria califica de "débil" su nivel de contratos cerrados, un porcentaje prácticamente idéntico al del primer semestre de 2009.

Inversiones y plantillas

A pesar de los ajustes realizados en semestres anteriores, la reiterada caída de la demanda mantiene todavía a un 32% de las empresas con una capacidad productiva sobredimensionada y excesiva, lo que explica también que durante el segundo semestre de 2009 el 57,1% de las empresas no hayan realizado ningún tipo de inversión y que esta cifra aumente hasta el 65,2% para el primer semestre de 2010.

 

Estos ajustes también han llegado a las plantillas. Aunque la mayor parte de las empresas afirman mantener el número de empleados, todavía un 29,6% asegura haber realizado despidos entre julio y diciembre de 2009. Una cifra que mejora en las previsiones para el primer semestre de 2010 en el que el 79,6% piensa mantener su plantilla. Zapatero matizó que dichos indicadores reflejan que "el empleo no se va a deteriorar tanto como el pasado año, pero, de momento, no se va a recuperar".

 

Si hay un dato que no deja de empeorar ese es la percepción que los industriales tienen de la actuación de las administraciones. Consideran, como explicó el presidente de Cepyme, Aurelio López de Hita, que las medidas puesta en marcha por el Gobierno han paliado los efectos de la crisis, pero no han sido "adecuadas" para incentivar el consumo y favorecer la producción.

 

Por eso, a pesar de que algunos indicadores muestra "una cierta estabilización", los representantes de Cepyme insistieron en que "no hay indicios que muestren un cambio de tendencia". Más aún, las valoraciones de los industriales "no dejan margen al optimismo", más si se tiene en cuenta que dichas encuestas se han realizado entre "empresas supervivientes que se aferran a la ilusión y el deseo de que la situación cambie".

Etiquetas