Despliega el menú
Economía
Suscríbete

DRÁSTICO AJUSTE

El Gobierno británico recorta viajes y asesores

El gobierno británico recortará unos 6.200 millones de libras (unos 9.000 millones de dólares/7.200 millones de euros) de su presupuesto este año en un esfuerzo por atajar el déficit nacional, anunció el ministro de Finanzas, George Osborne.

Entre las medidas anunciadas por Osborne para acabar con el "despilfarro" en el gasto público se cuentan: eliminar fondos para administración, viajes, asesores y gastos en programas de tecnología de la información. También se congelan las nuevas contrataciones en el sector público y se baja el sueldo a los ministros un 5%.

Osborne dijo que los recortes son necesarios para controlar el déficit y para garantizar que Reino Unido no tenga que enfrentar una crisis de crédito como la de Grecia. "Si fracasamos en atajar el déficit que heredamos del anterior gobierno, las consecuencias serán desastrosas", sentenció.

El ministro prometió no reducir el gasto en educación básica, Defensa y Salud. El plan incluye a los municipios, que tendrán que ajustarse el cinturón y ahorrar más de mil millones de libras. Sin embargo se les dará a la vez mayores facilidades de crédito. También se suprime el "cheque bebé" y otros pagos para niños pequeños, lo que implicará un ahorro de 320 millones de libras al año. "Con ello hemos realizado el análisis de los gastos más rápido y académicamente fundamentado de la historia reciente", dijo el conservador Osborne.

Su vice, el liberaldemócrata David Laws, subrayó en una comparecencia conjunta que los británicos tienen que prepararse aún para "muchas decisiones duras". "Los años de superávit en el sector público han acabado". Con el dinero ahorrado, unos 500 millones de libras se utilizarán para crear nuevos puestos de trabajo y estimular la economía. El resto servirá para pagar deudas.

A causa de la crisis financiera, Reino Unido tiene un enorme agujero presupuestario de 163.000 milloles de libras (unos 189.000 millones de euros/234.000 millones de dólares). El nivel del décifit público es del 12% del PIB, cuatro veces más que el tope establecido por la UE. El país estuvo en recesión más tiempo que otros, pero a principios de año había logrado volver a crecer.

Algunos de los mayores recortes serán en los gobiernos municipales (780 millones de libras), transporte (683 millones de libras) y educación (670 millones de libras).

Mientras que los "tories" ya habían anunciado en la campaña electoral que querían empezar a ahorrar cuanto antes, los liberaldemócratas querían retrasar más las medidas para no poner en peligro el crecimiento. Sin embargo, en las conversaciones de coalición ambos partidos acordaron empezar de inmediato.

Los sindicados y el Partido Laborista criticaron las medidas. Es un error restar dinero a la economía ahora que empezaba a recuperarse, dijo Gail Cartmail, vicepresidente del sindicato Unite.

Osborne anunció además la creación de una Oficina de Responsabilidad Presupuestaria. Una de las acusaciones al anterior gobierno laborista es que manipulaba cifras de modo de que el presupuesto gubernamental se veía más fuerte de lo que era en realidad. "Soy el primer canciller (del Tesoro, ministro de Finanzas) que elimina la tentación de amañar las cifras cediendo el control sobre las predicciones económicas y fiscales", indicó.

Etiquetas