Despliega el menú
Economía

APOYO INSTITUCIONAL

El Gobierno de Aragón rebaja de 200 a un máximo de 160 millones el aval a GM

España, Reino Unido Austria, Hungría y Polonia aportarán 800 millones en créditos y Alemania decide si pondrá otros 1.100.

En febrero, Marcelino Iglesias, junto a Romuald Rytwinski en Figueruelas.
El Gobierno de Aragón rebaja de 200 a un máximo de 160 millones el aval a GM

Adaptarse a la normativa de la Unión Europea que regula las ayudas al sector de la automoción es la razón de que el Gobierno de Aragón, ayer, vía decreto ley, fijase en un máximo de 160 millones de euros la cuantía del aval que podrá conceder finalmente a General Motors. Aunque en un principio el aval, aprobado en diciembre de 2008 -ley 9/2008-, ascendía a 200 millones, ahora la operación de préstamo se reducirá en 40 millones, dado que el decreto ley de ayer deroga la ley anterior.

Ya el año pasado la UE se vio obligada a regular los apoyos al sector de la automoción cuando varios países con plantas de Opel, entre ellos España, criticaron que Alemania, el país que aglutina la mitad de los trabajadores de la multinacional en Europa, iba a dar el máximo de ayudas para lograr retener también la mayor cantidad de empleo posible. Por eso, ahora, había que adecuarse a las condiciones marcadas por la UE. Así lo explicó ayer el consejero de Economía, Alberto Larraz, al evidenciar que el Gobierno de España y de Aragón se han visto "obligados" a modificar y adaptar al marco europeo los anteriores avales previstos para Opel.

La rebaja del aval se debe también, según el consejero, a que la matriz GM ha incrementado las aportaciones a su filial europea. De hecho, fue el máximo responsable de GM Europa, Nick Reilly, quién anunció el pasado 2 de marzo en el Salón del Automóvil de Ginebra que GM había decidido más que triplicar el apoyo a su filial europea pasando de una inyección inicial de 600 millones de euros a otra de 1.900 millones.

Si bien Alberto Larraz cifró ayer en 300 millones de euros la cuantía máxima a aportar a Opel entre ambas administraciones -160 la DGA y 140 el Gobierno central-, desde el Ministerio de Industria matizaron que "todavía no hay una cifra definitiva para el aval, aunque podría ser aproximadamente la apuntada por el Gobierno de Aragón". Además, insistieron en que aún no hay una fecha para la firma del aval marcada en la agenda del ministro Miguel Sebastián. Tampoco la hay en la agenda de Nick Reilly, según fuentes de GM, si bien el deseo compartido es hacerlo cuanto antes mejor y cerrar al mismo tiempo la operación de préstamo por parte del Gobierno y el plan industrial para Figueruelas. El consejero de Economía espera que dicha rúbrica pueda darse ante notario antes del verano. En lo mismo confía el presidente del comité de empresa, Juan Arcéiz: "Lo ideal sería que se firmara pronto para cerrar ya este capítulo y que se hable sobre todo de coches". A su juicio, no tiene mayor importancia que el aval del Gobierno de España vaya a ser por menos dinero del previsto: "Eso significa que han pedido menos porque la compañía también ha metido en el negocio más recursos propios. Además, cuanto menos avales tengan que pedir mejor, porque eso demuestra que no se necesitan tanto y así será más fácil devolverlos"..

El aval alemán

Así las cosas, los países de la Unión Europea con fábricas de Opel, sin contar Alemania que ha aplazado su decisión hasta mañana, han asegurado que aportarán 800 millones de euros de ayudas estatales para la filial europea de GM, según los sindicatos. El presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz, dijo que los gobiernos de España, Reino Unido, Austria, Hungría y Polonia han confirmado estas ayudas estatales y exigió al Ejecutivo alemán que proporcione a la empresa los avales solicitados. "Los trabajadores pedimos los avales porque con ellos se garantizan los puestos de trabajo", dijo. Opel ha solicitado avales por valor de 1.100 millones de euros al Gobierno alemán y a los Estados federados.

En las filas del gobierno de Merkel se escuchan cada vez más voces que se oponen a otorgar las ayudas alegando que GM está en proceso de recuperación. El comité advierte de que sin ayuda la multinacional podría suprimir más puestos de trabajo en Alemania y subraya que dos de las cuatro plantas corren el riesgo de ser cerradas. De hecho, los delegados de plantilla tenían previsto manifestarse ayer junto a IG Metall delante de la Bolsa de Fráncfort.

Etiquetas