Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LABORAL

El Gobierno abre la puerta al regreso incentivado de 87.000 inmigrantes en paro

Trabajo busca fórmulas para hacer extensible el plan de retorno a los nacionales de países como Senegal, con los que no existen convenio en materia de Seguridad Social.

El Gobierno busca fórmulas para hacer "más atractiva" a los inmigrantes sin empleo la vuelta a sus países de origen. El Consejo de Ministros aprobó hoy el plan que les permitirá cobrar todo el paro al que tendrían derecho de una sola vez a cambio de renunciar al permiso de residencia y trabajo en España durante, al menos, tres años. Pero, además, prepara incentivos adicionales a través de la Agencia de Cooperación para que quienes se decidan a marchar tengan más fácil acceso a microcréditos que serían concedidos por entidades financieras de su misma nacionalidad.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, explicó que 87.000 extranjeros extracomunitarios estarían en condiciones de pedir la capitalización del desempleo a partir de noviembre, cuando entrará en vigor la oferta gubernamental. Sin embargo, las estimaciones de su departamento apuntan a que sólo entre un 15% y un 20% querrán hacerlo. De ahí que, según fuentes cercanas al ministro, se estén buscando no sólo nuevos alicientes sino mecanismos para que la normativa sea aplicable también a inmigrantes de países con los que no existen convenios de Seguridad Social.

El Real Decreto aprobado rige sólo para los nacionales de los 19 países con los que existen ese tipo de acuerdos; entre ellos, Marruecos, Ecuador y Colombia, de donde proceden más de la mitad de los 152.000 extranjeros no comunitarios que según los datos de julio se encuentran en paro. Es imprescindible porque, para garantizar que nadie hace trampa, es decir, que nadie cobrará el subsidio para quedarse en España de manera irregular, el pago se hará en dos plazos: el 40% se pagará en España y el 60% restante en el país de origen 30 días después.

El ministro pretende que la normativa deje la puerta abierta a su próxima extensión a ciudadanos de otras naciones como Senegal siempre que se ofrezcan garantías de que el inmigrante que regresa recibirá lo convenido y mantendrá íntegros sus derechos. El Gobierno español se compromete, en todos los casos, a que si después de tres años el inmigrante vuelve a España reciba de nuevo el permiso de residencia y de trabajo, e incluso a no hacer borrón y cuenta nueva para la concesión del permiso de residencia permanente, al que sólo se accede tras cinco años de estancia legal. "Si alguien lleva cuatro años en España y se acoge a este plan, al retorno le seguiría faltando solo un año" explicó Corbacho.  Permitiría cobrar 6.000 y 9.000 euros. Hay pocos casos, según aseguran, de subsidio máximo.

Etiquetas