Despliega el menú
Economía
Suscríbete

TRABAJO

El gasto por absentismo laboral bajó un 11% en 2009

Octavio Granado, secretario de Estado de Hacienda, destaca que la tendencia se mantiene este año.

 El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, señaló ayer que el gasto derivado del absentismo laboral -por afiliado- se redujo en 2009 un 11%, tendencia que se mantiene este año y en la que se pretende seguir trabajando para incrementar la prevención y la seguridad. Así lo dijo antes de participar en la jornada 'Absentismo e incapacidad laboral', organizada por la Escuela Profesional de Medicina del Trabajo de la Universidad de Zaragoza para reflexionar sobre este fenómeno que afecta a la competitividad de las empresas e incrementa sus costes de producción. Granado definió el absentismo como "un abuso" que se produce cuando alguien "finge estar enfermo, que se le ha muerto un familiar o cuando pide permisos que se justifican indebidamente", es decir, es una ausencia del trabajo "por motivos que van más allá de lo que la legislación ampara".

En España se ha reducido el gasto derivado de estas prácticas un 11% en 2009, pero ya había bajado en 2008 y esa tendencia se mantiene este año, explicó el secretario de Estado, quien insistió que se trata de una reducción por afiliado, es decir, que no debe asociarse a la pérdida de afiliación. Así, se ha conseguido incrementar la seguridad de los trabajadores enfermos "gracias al diagnóstico precoz" y al mismo tiempo "controlar mejor los costes que tiene la Seguridad Social por una utilización indebida o un abuso de las prestaciones por picaresca", apuntó.

Control de la enfermedad laboral

Pero el objetivo es seguir trabajando para mejorar aún más estos datos, y para ello se ha diseñado un programa de control de la enfermedad del trabajo, que es la que se produce en un centro laboral a pesar de que no tengan un origen estrictamente profesional, como por ejemplo patologías derivadas del aparato respiratorio o circulatorio. Con esta iniciativa se va a pasar de controlar 30.000 procesos de enfermedad profesional al año a controlar 300.000, incluyendo aquí las enfermedades del trabajo, detalló Granado, quien advirtió que ello ayudará a "diagnosticar más precozmente, mejorar las condiciones del trabajo y mejorar la prevención de los riesgos laborales". En su opinión, se conseguirá de esta manera "una mejoría del estado de salud de los trabajadores y una disminución de los costes económicos que para el sistema de seguridad social tiene la gestión del absentismo".

Etiquetas