Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LOS EFECTOS DEL VENDAVAL

El fuerte vendaval provoca daños de hasta un 70% en los cultivos de maíz de Aragón

Huesca es la provincia más afectada, en cuyas producciones se estiman pérdidas de unos seis millones de euros.

Miguel Ángel Carilla, agricultor monegrino, muestra los daños provocados por el vendaval.
El fuerte vendaval provoca daños de hasta un 70% en los cultivos de maíz de Aragón
P. PUÉRTOLAS

El temporal que el pasado fin de semana azotó el norte de la península ha dejado cuantiosos y graves daños en el sector agrario aragonés. El maíz ha sido el cultivo más perjudicado, porque según explicaron ayer las organizaciones agrarias, "todavía quedaba mucho cereal de primavera por cosechar, ya que la humedad y el bajo precio habían retraído a los agricultores a realizar su recolección", detalló UAGA.

Todavía no se han concretado pérdidas globales, pero los daños se extienden desde el sur de Huesca hasta el valle del Ebro y los cultivos turolenses. En esta provincia, el presidente de Asaja Aragón, José Manuel Cebollada, aseguró ayer que a falta de una cuantificación total de pérdidas, "se puede asegurar que algunos cultivos han sufrido daños hasta un 70% del cultivo, sobre todo aquellos que se encuentran en zonas de menor abrigo".

Este porcentaje elevaría a pérdidas millonarias el paso del vendaval por Aragón, dada la importancia y la presencia de este cultivo en la comunidad, donde en 2008 la superficie sembrada de maíz ocupó 58.869 hectáreas con un producción media de 10.000 kilos por hectárea.

El fuerte vendaval también provocó "cuantiosos daños" en infraestructuras agrarias y ganaderas. Según UAGA, el viento levantó por los aires o abatió invernaderos, tejados, vallas, cortavientos respiraderos de granjas, placas solares y paredes de naves e instalaciones ganaderas y su fuerza fue tal que "incluso arrancó vigas de 1.500 kilos que quedaron clavadas en el suelo", explicó el presidente de Asaja Aragón.

Los frutales tampoco se han salvado del impacto del fuerte viento, especialmente en La Litera o el Bajo Cinca, donde muchos de los arbóles se han visto afectados al desgajarse sus ramas o al ser arrancados de raíz.

Huesca, la más perjudicada

Las producciones de Huesca han sido las más perjudicadas por el temporal. Los daños que el vendaval ha dejado en los cultivos de maíz en esta provincia ascienden a alrededor de 6 millones de euros, según Asaja Huesca. En su valoración, cifra las pérdidas en alrededor de 1.200 euros por cada una de las 5.000 hectáreas en las que se cultiva este cereal en Huesca. De hecho, el sindicato va a iniciar los trámites para declarar zona catastrófica la parte sur de la provincia, ya que el viento ha causado "verdaderos estragos" y "las consecuencias van a ser fatales e, incluso, difíciles de superar para los agricultores", apuntó José Fernando Luna, presidente de Asaja Huesca.

No obstante, reconoció que este objetivo será "muy difícil" de alcanzar, ya que "la experiencia anterior lo demuestra y no sería prudente crear falsas expectativas entre los agricultores". Aún así consideró que "la unión hace la fuerza" y por ello, anima a los profesionales del sector a contabilizar sus daños con la esperanza de "apelar a la benevolencia de las administraciones".

A partir de ahora, hay que determinar el número de hectáreas afectadas para realizar una valoración exacta de las pérdidas, dijo el presidente de Asaja Huesca, Fernando Luna. "Agroseguro, nos consta, se va a poner muy rápido a trabajar para peritar nuestras parcelas. El agricultor que tenga seguro, que contacte con nosotros para ver si la unión hace la fuerza y, entre todos, podamos conseguir la declaración de zona catastrófica o zona muy afectada, apelando también a la benevolencia de las administraciones para que sean conscientes del daño económico que esto ha supuesto".

Luna explicó que para facilitar esta tarea a los agricultores, asociados o no, podrán obtener asesoramiento e información en cualquiera de las oficinas de Asaja en el Alto Aragón, que pondrán personal a disposición de los afectados.

Por su parte, UAGA realizó un cálculo más prudente y estimó unas pérdidas de 1,5 millones de euros. En concreto, calcula que se perderán 2.000 kilos por hectárea, lo que en términos económicos conlleva una merma de 240 euros por cada una de ellas. No obstante David Solano, secretario provincial de UAGA, apuntó que hay explotaciones en las que se han perdido más de 6.000 kilos y que por ello, "las cifras podrían ir en aumento".

Ambos sindicatos coincidieron en señalar daños en la totalidad de las hectáreas de maíz existentes en Huesca, que suman alrededor de 5.000 y que en su mayoría, se concentran en las comarcas de Los Monegros y el Bajo Cinca.

Por otro lado, desde las diferentes organizaciones agrarias se insiste en la necesidad de realizar cuanto antes la peritación de los daños. "El objetivo es que los asegurados perciban la correspondiente indemnización sin demora y que, al mismo tiempo, tengan la posibilidad de cosechar antes de que pueda volver a llover o se registren otras incidencias", apuntó Solano.

Datos para un informe

La consejería de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón también está realizando la cuantificación de los daños. El director general de Desarrollo Rural, Miguel Valls, solicitó ayer a las tres direcciones provinciales del Departamento que recaben, a traves de las Oficinas Comarcales Agrarias (OCA), todos los datos necesarios para realizar una informe sobre los daños causados tanto en los cultivos como en las infraestructuras agrarias y ganaderas.

Aunque muchos de estos daños podrían estar incluidos en los seguros agrarios, desde la consejería que dirige Gonzalo Arguilé aseguraron ayer que "si estos son muy considerables" se estudiará las acciones a llevar a cabo.

Etiquetas