Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LABORAL

Exigen derogar la congelación de pensiones

Rajoy y Zapatero se enzarzan en el Congreso en un debate en el que ambos se atribuyen haber hecho más por los jubilados en las respectivas etapas de sus partidos en el Gobierno.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en su despedida en el cargo en el Congreso, ayer.
Exigen derogar la congelación de pensiones
E. NARANJO/EFE

La guerra de las pensiones llega al Congreso de los Diputados. El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, condicionó ayer su apoyo a un eventual acuerdo dentro de la comisión del Pacto de Toledo para reformar las pensiones a que el Gobierno renuncie a su congelación en 2011, en contra de lo previsto en el Real Decreto aprobado en mayo pasado, que estableció además una bajada de los sueldos públicos y recortes sociales al objeto de reconducir el abultado déficit de las administraciones públicas.

Rajoy y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se enzarzaron durante la sesión de control al Ejecutivo celebrada en la Cámara baja en una agria discusión en torno a la congelación de las pagas a los jubilados y a la eventual reforma del sistema. El líder de los populares acusó en dos ocasiones a Rodríguez Zapatero de vulnerar con esta medida el Pacto de Toledo y le reprochó otras tantas que el grupo socialista haya «vetado» un debate parlamentario sobre este asunto. «Le pido que rectifique a fin de recuperar la credibilidad para que podamos llegar a algún acuerdo. Si no, va a ser muy difícil», zanjó.

El presidente del PP echó en cara al jefe del Ejecutivo haber «roto quince años de acuerdo en materia de pensiones» con su decisión de congelar las pagas en 2011. Los populares, señaló su presidente, cumplieron escrupulosamente el Pacto de Toledo durante sus respectivos mandatos -entre 1996 y 2004-, mientras que ahora el PSOE «no lo cumple en un punto tan importante como es la revalorización automática» por primera vez en quince años. «Todos los gobiernos cumplieron este acuerdo, todos menos usted, que unilateralmente liquidó las recomendaciones del pacto, en concreto la número 11, que luego se plasmó en que las pagas se revalorizarían automáticamente según el índice del coste de la vida», recriminó el líder opositor al presidente del Gobierno.

Agria discusión

El cara a cara de esta semana entre los líderes de los dos principales partidos derivó en una agria discusión por demostrar cuál de las dos formaciones ha hecho más por mejorar la situación de los jubilados durante sus respectivas etapas al frente del Gobierno. El momento para la discusión no es intrascendente en términos políticos. El próximo 28 de noviembre hay elecciones en Cataluña, y el 22 de mayo de 2011 se celebran en toda España los comicios municipales y autonómicos. En ese contexto, ambos líderes pugnarán por demostrar que son los máximos valedores del bienestar de un colectivo que conforman 3,4 millones de personas con derecho a voto.

En el pleno del Congreso también se defendió de las acusaciones del PP en materia económica el aún ministro de Trabajo, Asuntos Sociales e Inmigración, Celestino Corbacho. A pocos días de dejar el Ministerio para incorporarse a la campaña electoral catalana, Corbacho aseguró que deja su cargo con la "satisfacción" de haber aumentado la protección social de los desempleados.

Etiquetas