Despliega el menú
Economía

BANCO CENTRAL EUROPEO

El Eurogrupo avala a Mario Draghi para sustituir a Jean-Claude Trichet

La elección del italiano como presidente del Banco Central Europeo será oficial en la cumbre de la UE que se celebra en junioConocido como 'Súper Mario' en los círculos financieros, dirige el Banco de Italia.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.
El Eurogrupo avala a Mario Draghi para sustituir a Jean-Claude Trichet
N.K/AFP

La agenda del Eurogrupo estaba llena de asuntos de primer orden. Los 17 ministros de Economía de la moneda única también tenían que proponer al candidato a la sucesión de Jean-Claude Trichet al frente del Banco Central Europeo. Al menos en esta cuestión no tuvieron ningún susto de última hora y designaron a Mario Draghi, actual gobernador del supervisor italiano.

'Súper Mario', como se le conoce en los círculos financieros, tenía el camino despejado desde que la semana pasada Angela Merkel le brindó su apoyo.

Draghi, en realidad, se convirtió en el candidato de más peso después de que el ex gobernador del Bundesbank, Axel Weber, se autoexcluyera de la carrera por suceder a Trichet para sorpresa de la canciller alemana. A partir de ese momento, tanto los mercados como distintos gobiernos fueron apuntalando al jefe del supervisor italiano como el aspirante más cualificado para dirigir el BCE.

Nicolas Sarkozy dio a finales de abril el espaldarazo a Draghi al refrendar su candidatura. Merkel, que no estaba convencida de su nombramiento por proceder de un país de tradición inflacionista, respaldó a Draghi después de que manifestara su compromiso con el control de los precios. 'Súper Mario' será designado formalmente como relevo de Trichet, que deja su cargo en octubre, en la cumbre de la Unión Europea de finales de junio.

La elección de Draghi significa que el miembro italiano del comité ejecutivo del BCE, Lorenzo Bini Smaghi, deberá abandonar su puesto. Sarkozy ya ha dicho que espera que le sustituya un francés.

Además de gobernador del Banco de Italia desde 2006, Draghi, de 63 años, es el presidente del Consejo de Estabilidad Financiera, el órgano al que el G-20 ha encargado la elaboración de un nuevo marco financiero para evitar futuras crisis.

Entre 2002 y 2006 fue vicepresidente para Europa de Goldman Sachs, el banco de inversión que ayudó a Grecia a maquillar sus cifras de déficit y deuda. Tanto la entidad como Draghi han negado que estuviera al tanto de estas operaciones.

Entre 1991 y 2001, fue director general del Tesoro italiano y presidente del comité de privatizaciones, cargo en el que se mantuvo con diez gobiernos diferentes.

Línea continuista

La elección de Draghi se produce en un momento especialmente complicado para Europa, donde crisis de deuda soberana está afectando a muchos de los países de la periferia del Viejo Continente. Por eso, son muchos los analistas que coincien en que son numerosos los retos a los que se enfrenta el nuevo mandatario aunque señalan que es muy probable que Draghi mantenga una actuación similar a la de su predecesor, el francés Jean-Claude Trichet.

De este modo lo recoge un informe realizado por Barclays Capital, que insiste en que «es posible que Draghi persiga una estrategia conservadora y ortodoxa, basada en el consenso, muy similar al posicionamiento mantenido por el actual mandatario».

Según se recoge en dicho informe, el próximo presidente del BCE, es decir Mario Draghi, deberá centrar su atención en los problemas de los países periféricos.

Etiquetas