Despliega el menú
Economía

OPEL

El comité de GM se opone a la última propuesta de calendario de la dirección

Retoma las tres semanas de parada en verano con el apoyo de CC. OO., OSTA y USO. UGT, "preocupada" por la fuga de producción.

La última y definitiva propuesta de calendario laboral que ha presentado el comité de General Motors a la dirección vuelve a las tradicionales tres semanas de parada en verano (del 28 de julio al 14 de agosto), en contra de los deseos de la multinacional de dejar de producir este año solo dos semanas, fijando dos turnos de vacaciones (del 28 de julio al 14 de agosto y del 4 al 22 de agosto). La alternativa ha salido con el apoyo de CC. OO., OSTA y USO, que esperan la respuesta de la compañía el martes. En caso de que ésta impusiera sus deseos estudiarían llevar a los tribunales el documento.

"La empresa no ofrecía garantías de que se pudiera hacer su propuesta", argumentó ayer Antonio Carvajal, portavoz de la sección sindical de Comisiones. El principal desacuerdo está en la formación planteada para que los trabajadores de la línea del Meriva (y Combo) acudan un sábado para aprender a trabajar en la del Corsa, donde habrá actividad en verano. Carvajal, que defiende como el resto la necesidad de que la plantilla sea 'flexible', afirma que este reciclaje "no se consigue con cuatro horas de entrenamiento". Para cumplir este objetivo propone más contratraciones. "Con 50 ó 60 personas bastaría". "Si no hay formación no podemos aceptar ese calendario", añadió José Antonio Gil, de USO. La propuesta sindical incluye cambiar en diciembre el día 4 por el 26 y tener vacaciones colectivas el 24, 29, 30 y 31, en línea con la de la empresa. "Tener una persona un día en una operación es baldarla", dijo Gil, en referencia a lo que tendría tiempo de enseñar la empresa.

50.000 'merivas' menos

El mayoritario UGT, que respaldaba la última propuesta de la dirección, se mostró muy "decepcionado y preocupado" por las consecuencias de la decisión del comité. Para su portavoz, Pedro Bona, se generan dos "problemas muy graves". Así, temió que se pierda producción por no tener suficiente personal para el Corsa. "Nunca se ha renunciado a hacer volumen. Esos 'corsas' están vendidos y habrá que hacerlos en otro sitio", explicó, refiriéndose al aumento de las previsiones deproducción para este año. La escasez llegaría por el parón veraniego. Así, la multinacional ha aumentado de 204.000 a 296.000 los 'corsas' que espera vender. Por contra, el Meriva habría caído de 181.000 a 131.000, según datos provisionales. El Combo aumenta ligeramente hasta 69.800. Esto desequilibra las dos líneas de producción y hace que la firma prevea que en el segundo semestre sobrarán 15 turnos del Meriva -en la recta final de su primera generación- y faltarán otros tantos del nuevo Corsa. Esta situación puede provocar que tras el verano los trabajadores del Corsa hagan horas extra los sábados mientras los del Meriva estén de "paro técnico", lamentó Bona.

Sin embargo, Carvajal se mostró seguro de que en la planta "podemos hacer 300.000 Corsas, tantos o más que el año pasado".

Etiquetas