Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LA NUEVA OPEL

El comité de Figueruelas considera "insuficiente" el último plan de Magna

Los sindicatos se muestran satisfechos con la propuesta hecha por la futura dueña de Opel para el largo plazo, pero ven muchas lagunas e imprecisiones para el periodo 2010-2013.

Representantes sindicales de Figueruelas recibieron ayer de los responsables del Gobierno central y la DGA el último plan de Magna.
El comité de Figueruelas considera "insuficiente" el último plan de Magna
esther casas

La negociación con Magna, la firma austriaco-canadiense que aspira a convertirse en la dueña de la nueva Opel, no ha hecho más que empezar. Esta es, al menos, la impresión que pudo obtenerse ayer tras escuchar los argumentos de los representantes sindicales de la planta de Figueruelas, después de que estos recibieran la última propuesta de la compañía fabricante de componentes entregada por los responsables de los gobiernos español y aragonés.

 

Los sindicalistas calificaron el texto como "insuficiente". Por tanto, es más que probable que el lunes sea rechazada después de ser analizada con detalle y en profundidad por la comisión permanente del comité.

 

Tras las maratonianas reuniones mantenidas durante dos días por representantes de la Administración central y autonómica con responsables de Magna, ayer fue entregado un documento a los sindicatos con representación en Figueruelas. El texto contiene "leves avances" con respecto a la última oferta de Magna, pero en opinión de José Juan Arcéiz y Ana Sánchez, presidente y secretaria, respectivamente, del comité de empresa de GM España, aún es "insuficiente para que nos sentemos a negociar el plan de ahorro" que exige Magna.

 

El texto conocido ayer es un documento que presenta mejoras, pero también importantes lagunas cuando no intencionadas vaguedades para dar una impresión errónea de avance en la negociación.

 

Por ejemplo, los sindicatos aplauden que se recoja expresamente que se contará con Figueruelas para fabricar el nuevo Corsa (que debe salir al mercado en 2013) y que la planta de Zaragoza seguirá siendo la factoría de referencia de ese modelo. También están satisfechos con el reparto de producción que plantea Magna a partir de esa fecha: el 72% de los vehículos pequeños (que se montan sobre una misma plataforma, conocida hasta ahora como Gamma y que a futuro se llamará GSV) se harán en Figueruelas; el 28% restante lo hará la factoría alemana de Eisenach. En este momento, sobre esa plataforma se construyen tres modelos: Corsa, Meriva y Combo. Eisenach solo fabrica 'corsas' de tres puertas.

 

Principales escollos

Los problemas fundamentales los encuentran los sindicatos en las propuestas de Magna para el trienio 2010-2013. La producción que se garantizaría a Figueruelas es el 70% (tomado este porcentaje como mínimo) del total de modelos fabricados sobre la plataforma Gamma; el 30% (como máximo) lo fabricaría Eisenach. Al parecer, la empresa austriaco-canadiense aceptaría que Figuruelas siguiera fabricando, tal y como hace ahora, el Corsa de cinco puertas en exclusiva, pero mantiene su pretensión de llevarse a Eisenach el de tres puertas (ahora, el 15% de ese modelo se hace en Zaragoza y el 85% restante lo monta la planta alemana). Traducido a números serían unos 15.000 ó 20.000 coches al año. Esto conllevaría que las matrices (las prensas) para estampar las piezas de ese vehículo se trasladaran de Figueruelas a la factoría alemana de Kaiserslautern. En el documento no se dice así de claro pero Magna apunta que los coches se estamparán en la fábrica que monte la mayor parte del modelo a fabricar.

 

Líneas productivas

Otro escollo importante es el de las dos líneas de producción. El texto de Magna evita decir expresamente que se desmontará una de las dos líneas ahora existentes en Figueruelas, pero su propuesta recoge que solo hará inversiones en la línea 1, la que ahora fabrica los modelos Meriva y Combo, y no dice nada de la línea 2, la que monta el Corsa. Esto se interpreta como que la línea 1 se adaptará para que por ella pueda pasar también el Corsa y la línea 2 quedaría 'dormida' y solo se utilizaría para puntas de producción.

 

Esta situación arroja serias dudas sobre la capacidad productiva que, en realidad, se le está garantizando a Figueruelas, ya que si bien técnicamente se habla de 478.000 coches/año, es dudoso que ese volumen de vehículos pueda ser absorbido por una solo línea productiva.

 

Todos estos datos son los que analizarán el lunes los sindicatos para dar una respuesta a Magna. En cuanto a los escenarios que pueden abrirse si, tal y como ayer avanzaron, la propuesta se rechaza el lunes, Arcéiz dejó claro que "los tiempos" los va a fijar el comité de empresa de Figueruelas y que el calendario no lo va a condicionar la prisa de Magna por firmar con GM la compra de Opel. También dijo que para negociar el plan de ahorro exigido por Magna es condición imprescindible que haya acuerdo en el plan industrial.

Etiquetas