Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

El Comité Empresa de Martinsa-Fadesa cree que 150 empleados podrían sumarse a los 234 despidos

El presidente del Comité de Empresa de Martinsa-Fadesa, Fermín García, dijo que en los próximos meses a los 234 despidos hechos efectivos se podrían sumar unos ciento cincuenta, puesto que la inmobiliaria ha dado la posibilidad a los trabajadores de apuntarse voluntariamente al ERE.

Martinsa-Fadesa ha hecho efectivo el despido de 234 trabajadores, 72 en la sede coruñesa, una vez que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que preveía la supresión de estos puestos de trabajo recibió ayer el visto bueno del juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña, que tramita el concurso de acreedores de la inmobiliaria.

A la vista de los movimientos realizados por Martinsa-Fadesa, la opción de sumarse al ERE "será aceptada por muchas personas, en torno a unas 150 a nivel nacional", indicó García, lo que dejaría la plantilla total de la compañía en poco más de 450 trabajadores. No obstante, este dato estaría a expensas de la decisión de la dirección de la compañía, cuyas últimas actuaciones muestran que "lo que quieren es quedarse con el menor número de trabajadores posible", destacó el presidente del comité.

La plantilla, que ha visto como una gran parte de sus compañeros recogían los papeles de despido, teme un nuevo ERE en poco tiempo porque en la mesa de negociación de Madrid "ya se habla de que no se quedarán más de 150 empleados en todo el territorio nacional", afirmó el representante de la plantilla.

El auto del juez ha cogido por sorpresa a muchos de los empleados, algunos de ellos de vacaciones, ya que les habían dicho que el mes de agosto era inhábil en el juzgado, aunque "se han habilitado un par de días de trabajo para esto", argumentó García, quien no entiende como las Administraciones "dejan hacer lo que quiera a Martín", que "se ha repartido hace poco un beneficio de casi seis millones de euros".

Ahora, quedan por delante los pagos de las indemnizaciones acordadas con la empresa y ratificadas hace semanas por las asambleas de trabajadores, que son de 36 días por año trabajado con un máximo de 20 mensualidades, lo que sitúa a la media que percibirán los trabajadores despedidos entre 20.000 y 30.000 euros, unos abonos que se realizarán en tres partidas.

La primera, a partir de mañana en un talón único, en el que la empresa pagará la parte correspondiente de este mes, la proporcional de la paga extra y las vacaciones no disfrutadas, mientras que para cobrar las otras dos, es decir los 16 días aportados por la inmobiliaria y los 20 que pagará el Fondo de Garantía Social (FOGASA) habrá que esperar a septiembre y octubre.

Para el cobro de FOGASA será necesario enviar un formulario a este organismo, que tardará alrededor de mes y medio en resolver e ingresar el dinero, quince días más tarde, según el compromiso adquirido con los trabajadores, le tocará el turno a Martinsa-Fadesa, que deberá abonar los 16 días con cargo a la masa del concurso.

En caso de incumplimiento está obligada a readmitir al empleado y pagar los atrasos correspondientes. Según fuentes del comité de empresa, después del verano los despidos continuarán en las delegaciones que la empresa tiene en países extranjeros, que ya han empezado a reducir personal como en Inglaterra e Irlanda, donde se han quedado dos personas en cada una de ellas, a las que podrían seguirles otras como Polonia o Rumanía.

Etiquetas