Despliega el menú
Economía

SEGÚN EL BANCO MUNDIAL

La economía española, "muy grave"

Prevé que el crecimiento mundial aumentará entre el 2,9% y el 3,3% entre este año y el próximo.

El presidente de la Reserva Federal, en su intervención en el Congreso
El Banco Mundial ve "muy grave" la situación de España, pero considera "correcto" el ajuste
AFP

El Banco Mundial advierte de que España atraviesa una situación "muy grave", si bien reconoce que las medidas de ajuste que está adoptando el Gobierno "van en la dirección correcta".

Andrew Burns, director de tendencias macroeconómicas mundiales evaluó en estos términos el impacto de la crisis de la deuda soberana de España y de otros países de rentas altas durante la presentación del informe "Perspectivas Mundiales 2010".

En sus previsiones semestrales, el organismo internacional prevé que la economía mundial crecerá este año y el próximo en tasas que pueden ir desde el 2,9% al 3,3%. El avance se afianzará en 2012, con una expansión del Producto Interior Bruto que estará entre el 3,2% y el 3,5%.

El dirigente del Banco Mundial aludió a la "extremadamente alta" tasa de desempleo española, pero estimó "probable" que las medidas de consolidación fiscal emprendidas por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero rebajen el riesgo de empeoramiento de la economía. También explicó que los inversores establecen diferencias entre la situación de España respecto a las de Grecia o Portugal, porque la ven menos grave.

Advirtió el Banco Mundial del desafío que se ha planteado en los últimos tiempos por "el nerviosismo que provoca en los mercados la situación presupuestaria de varios países europeos desarrollados". Este riesgo, dijo Burns, se puede trasladar a los países emergentes por vías tan directas como la presencia en Latinoamérica de los gigantes bancarios españoles. No obstante, matizó que consideraba improbable que pudiera llegar a producirse una crisis de deuda en España.

Problema manejable

Los países en desarrollo serán el principal motor de la recuperación, ya que crecerían entre 5,7 y 6,2% anual de 2010 a 2012, según la revisión semestral de previsiones del BM. "La buena trayectoria de los países en desarrollo en el actual mundo de crecimiento multipolar es tranquilizadora", dijo Justin Lin, economista jefe del organismo multilateral. Por el contrario, el avance estimado para los países de ingreso alto, que estará entre el 2,1% y el 2,3% este año, no logrará contrarrestar la contracción del 3,3% registrada en 2009.

"Nuestro escenario básico considera que el problema de la deuda es manejable y que los mercados financieros se estabilizarán", explicó Lin, tras reconocer que "los países en desarrollo se verán parcialmente afectados".

La crisis de la deuda y los desequilibrios presupuestarios de los países ricos dejarán secuelas a medio plazo, al limitar los flujos internacionales de capital. Esta situación agravará problemas como la elevada tasa de desempleo y las capacidades productivas ociosas, que en muchos países superarán el 10%.

Pero la institución también ha diseñado un escenario pesimista, el que se vería provocado por la suspensión de pagos de uno o varios países que se vieran imposibilitados de cumplir los compromisos de su deuda, lo que acarrearía una nueva crisis de confianza a escala mundial.

Por regiones

El Banco Mundial considera poco probable que esta situación se produzca, al dar por sentado que el Fondo Monetario Internacional y las instituciones europeas "evitarán tanto el incumplimiento de los pagos como una fuerte reestructuración de la deuda soberana europea". Pero alerta de que, si se dieran estas circunstancias, los países desarrollados recaerían en una etapa de recesión en 2011. El Producto Interior Bruto Mundial podría reducirse al 0,4% en 2010, el 0,9% en 2011 y el 1,4% en 2012.

En cuanto a la perspectiva por regiones, destaca que la recuperación de Europa y Asia Central será del orden del 4,1% en 2010, impulsada por el crecimiento de sus dos principales economías, Rusia y Turquía.

En la mayoría de las demás naciones, será relativamente "endeble o seguirá siendo negativa". "A raíz de la mayor incertidumbre, vinculada a la crisis de la deuda soberana en algunos países europeos (Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España), soplan vientos desfavorables en la región", dice el Banco Mundial.

Por su parte, Asia oriental y Pacífico crecerá un 8,7% en 2010 y un 7,8% en 2011, al beneficiarse de sus vínculos con China, Oriente Medio y Norte de África un 4% y un 4,3% en 2010 y 2011, respectivamente, y África al sur del Sahara, un 4,5% y un 5,1%. Mientras, en el periodo 2010-2012, Asia Meridional crecerá un 7,7% y América Latina y el Caribe un 4,3% al año.

La institución multilateral de desarrollo llamó a los países que llevan adelante políticas de rigor presupuestario a que no reduzcan su ayuda a los países pobres. "Si a causa de una reducción de la ayuda, los países en desarrollo reducen sus inversiones en infraestructura y capital humano, se producirán consecuencias a largo plazo sobre los indicadores de desarrollo", estimó Lin.

Etiquetas