Despliega el menú
Economía

INYECTARÁ 600.000 EUROS

EE.UU. lanza un segundo plan de rescate para facilitar el acceso de las familias a los créditos

Paulson subraya que cambios en plan de rescate reactivaran créditos y consumo

Nueva York, 25 nov (EFE).- El secretario del Tesoro de EE.UU., Henry Paulson, dijo que los cambios en el plan de rescate financiero ayudarán a que "comience a reactivarse el consumo" y que los ciudadanos tengan más fácil acceder a los créditos, lo que consideró "vital" para la economía del país.

"La falta de créditos asequibles afecta al gasto de los consumidores y debilita la economía" de EEUU, dijo hoy Paulson, durante una conferencia de prensa en Nueva York, en la que también reconoció que "los mercados financieros no están funcionando como deberían".

El responsable de la economía estadounidense explicó que para abordar ese problema, la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro inician un programa, dotado con 200.000 millones de dólares, para respaldar los créditos de los consumidores y de las pequeñas empresas, y así descongelar el mercado crediticio.

Ese plan estará respaldado con una protección de crédito de 20.000 millones de dólares procedentes de la iniciativa de rescate financiero por valor de 700.000 millones de dólares, que ya se aprobó en octubre.

Además, la Reserva Federal ha decidido utilizar hasta 600.000 millones de dólares para la compra de activos respaldados por hipotecas para aliviar la crítica situación. Sobre ese punto, el secretario del Tesoro explicó que ello demuestra el apoyo de las autoridades estadounidenses al mercado de la vivienda.

"Nada es más importante que lograr, mediante esta corrección del sector de la vivienda, que se pueda acceder a una financiación hipotecaria asequible", afirmó el responsable de la economía estadounidense, que también señaló que "la raíz del problema económico del país ha sido la corrección (en el sector) de la vivienda".

Añadió que "lo mejor que se puede hacer" en estos momentos a ese respecto es "tener financiación hipotecaria disponible y con tasas que siguen bajando".

Paulson resaltó que algunos mercados claves para los consumidores como los de las tarjetas de crédito, los préstamos para compra de coches o para el pago de los estudios, se han prácticamente paralizado en octubre.

Poco antes de que el secretario del Tesoro realizara ese anuncio en Nueva York, el Departamento de Comercio informó en Washington de que el gasto de los consumidores tuvo en el tercer trimestre su mayor reducción en 28 años, al tiempo que el crecimiento económico del país se contrajo un 0,5 por ciento en el mismo periodo.

Sin embargo, la confianza de los estadounidenses en la economía mejoró en noviembre de forma moderada, después de caer en octubre a los niveles más bajos registrados hasta ahora, según datos que difundió 'The Conference Board'.

El índice de confianza que elabora esa entidad privada de análisis económico se situó en 44,9 puntos, comparado con los 38,8 puntos de octubre. "Al proporcionar liquidez a quienes conceden créditos al consumo, se facilitará que más instituciones aumenten sus préstamos, y a los consumidores y a las pequeñas empresas a que accedan a financiación de más bajo coste", explicó Paulson.

Agregó que durante estas turbulencias de los mercados financieros, el objetivo del Gobierno de Estados Unidos "ha sido estabilizar el sistema y respaldar la capacidad crediticia que es vital para nuestra economía".

Paulson defendió que en base a ese objetivo, las autoridades estadounidenses han adoptado medidas "para reforzar el capital de las instituciones financieras, estabilizar el sistema y aumentar los créditos para los consumidores y las empresas" de este país.

Respecto a las perspectivas de superar las dificultades que atenazan a la economía y los mercados estadounidenses, el secretario del Tesoro señaló que "tomará tiempo" y "nuevos desafíos surgirán".

Paulson subrayó que el Gobierno de Estados Unidos "está comprometido a utilizar todos los instrumentos a nuestra disposición para preservar las instituciones financieras y estabilizar a los mercados de cara a minimizar el contagio para el resto de la economía".

Paulson, además, aseguró que la actual Administración trabajará hasta el último momento con el gabinete de transición del presidente electo, Barack Obama, quien ha designado al actual presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Timothy Geithner, como su secretario del Tesoro.

"En esto estamos trabajando como un equipo, con Ben Bernnake (presidente de la Reserva) y Sheila Bair (presidenta de la Corporación Federal de Garantía de Depósitos)", dijo Paulson, quien consideró que su sucesor "está muy bien posicionado para entender todo lo que hemos puesto en marcha y realizarlo de manera efectiva".

Etiquetas