Despliega el menú
Economía
Suscríbete

VINOS

EE. UU. desbanca a Europa como mercado prioritario para las bodegas aragonesas

Las denominaciones han vendimiado algo más de 131 millones de kilos de uva de calidad "excepcional".

EE. UU. desbanca a Europa como mercado prioritario para las bodegas aragonesas
EE. UU. desbanca a Europa como mercado prioritario para las bodegas aragonesas

Zaragoza. Los viticultores aragoneses lo tienen claro. Con un mercado interior saturado, excesivamente competitivo y azotado por la crisis, resulta complicado, por no decir imposible, encontrar hueco para ganar cuota de ventas. Así que hay que mirar hacia el exterior. Pero las bodegas ya no están tan interesadas en la vieja Europa, hasta ahora su principal cliente. Estados Unidos comienza a ganar terreno y ya ha conseguido desbancar a los socios comunitarios como mercado prioritario para la venta de los caldos producidos en Aragón.

Lo reconoce José Ignacio Gracia, secretario de la denominación de origen Campo de Borja, que comenzó a conquistar este mercado hace apenas dos años y ya exporta casi 2,5 millones de botellas. No es su único éxito. Uno de los vinos de Campo de Borja ha conseguido auparse a la primera posición de 'The top 100 best buys', un listado de los cien mejores referencias publicado por la revista 'Wine Enthusiast' que clasifica los vinos con una mejor relación calidad-precio que se pueden encontrar en el mercado norteamericano.

Con todo, Gracia reconoce que "aún vendemos poco" porque son muchas las posibilidades de este inmenso mercado. "Lo que triunfa allí abre muchas puertas en los países vecinos", insiste el secretario del consejo regulador, que explica que Canadá y México se contagian rápidamente de los gustos de sus vecinos norteamericanos. Incluso a este lado del charco, las preferencias de los estadounidenses tienen su importancia ya que, asegura Gracia, influyen en sus socios anglosajones en Europa, especialmente en Reino Unido.

Influencia en Asia

Gracia detalla un motivo más por el que EE. UU. es un apetecible mercado. "Asia tiene dos referencias en cuanto al vino: Europa, por su producción, y Estados Unidos en lo que se refiere a consumo", con lo que, destaca, si se conquistan los paladares estadounidenses pueden resultar más fácil convencer a los complicados mercados de Japón, China o la India.

El representante de Campo de Borja reconoce, sin embargo, que queda mucho por hacer porque de todas las ventas de estas denominación en EE. UU., el 70% las realiza una sola bodega (Borsao), seguida ya muy de lejos por Bodegas Aragonesas, Santo Cristo y Alto Moncayo -una pequeña bodega que destina a este mercado el 90% de su producción- aunque también comienzan a hacer sus pinitos en la exportación a este país Bodegas Bordejé y Ruberte.

"Nuestra intención es poner el mayor énfasis en este mercado, aunque es difícil porque se requieren muchos recursos económicos", asegura el secretario del consejo regulador.

En la denominación de origen Calatayud, la gran esperanza blanca para sus ventas es también Estados Unidos. "Es nuestro mejor mercado con diferencia", destaca el secretario del consejo regulador, Javier Lázaro, que asegura que "aunque parezca extraño en estos momentos de crisis, nosotros tenemos todo prácticamente vendido, por lo que no creo que tengamos que preocuparnos".

Lázaro explica que este éxito en ventas se debe al carácter netamente exportador de la denominación, ya que comercializan en los mercados internacionales el 87% de su producción -unos 6 millones de botellas- de las que el principal cliente es EE. UU., seguido a distancia por Reino Unido, los países nórdicos, Suiza. También llega a Japón, "pero cuesta mucho", dice Lázaro, y a China "donde es dificilísimo aunque estamos haciendo nuestros primeros pinitos", puntualiza.

No menos importante es el mercado norteamericano para la denominación de origen Cariñena. De hecho, para conquistarlo bodegas como BSV han optado por elaborar vino exclusivo para la venta en Estados Unidos y trabajan en la elaboración de un 'premium' con el que quieren captar a los consumidores estadounidenses de mayor nivel adquisitivo, mientras afianzan su presencia en otro país norteamericano, Canadá, donde se convirtió en la primera bodega española en exportar y en el que ya venden un millón de botellas.

Menor y mejor cosecha

Todas estas expectativas son las que marcan el inicio de una nueva campaña, ahora que la vendimia ha acabado -apenas hace cuatro días- y la uva descansa ya en las bodegas lista para elaborar los mejores caldos.

Las denominaciones están satisfechas, a pesar de que la producción global no ha alcanzado las previsiones realizadas al inicio de campaña. En total, Cariñena, Calatayud, Campo de Borja y Somontano han vendimiado cerca de 131,8 millones de kilos, frente a los 140 millones que se barajaron al comienzo de la recolección. A ello ha contribuido el arranque de viñedos, en algunos casos, y, en general, un verano caluroso y seco y un otoño sin lluvias.

Pero ha sido precisamente las características del clima las que han conseguido también que la uva entrara en las bodegas totalmente sana y que a lo largo de su maduración no fuera necesario utilizar ningún tipo de tratamiento contra la plagas. Por eso, los responsables de todas las denominaciones están seguros de que sus cosechas se calificaran este año de "excelentes".

Chus García

73,8

MILLONES

MILLONES

MILLONES

Somontano. La denominación oscense es la única que ha conseguido superar las previsiones iniciales. Su producción ha alcanzado los 19,3 millones, casi tres más que los esperados.

Somontano. La denominación oscense es la única que ha conseguido superar las previsiones iniciales. Su producción ha alcanzado los 19,3 millones, casi tres más que los esperados.

MILLONES

Borja. Tras 73 días de vendimia se han recogido 28,6 millones de kilos de uva, lo que supone un descenso de un 5,3% respecto al año anterior, pero un 26,7% mayor que la media histórica.

10,1

MILLONES

Calatayud. Los arranques de viñedo y un verano seco han mermado la producción de la Denominación, que ha terminado la vendimia con unos 10,1 millones de kilos, cuatro millones menos que en 2009.

Etiquetas