Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ENERGÍA e INDUSTRIA

E.ON destruirá 11.000 empleos hasta 2015 por las pérdidas del segundo trimestre

La compañía energética, que perdió de marzo a junio 1.576 millones y tiene presencia en Aragón, culpó de los resultados al 'apagón' nuclear alemán y a la situación económica global.

Uno de los edificios que E.ON tiene en Alemania.
E.ON destruirá 11.000 empleos hasta 2015 por las pérdidas del segundo trimestre
ROLAND WEIHRAUCH/AFP

E.ON, el grupo energético alemán, confirmó ayer su intención de despedir entre 9.000 y 11.000 trabajadores hasta 2015. La decisión llega tras hacerse públicos sus resultados del segundo trimestre, un periodo en el que la compañía registró pérdidas -por primera vez en sus once años de historia- de 1.576 millones de euros. La firma culpó al adelanto del 'apagón nuclear' decidido por la administración Merkel, al nuevo impuesto sobre esta energía y a la situación económica global como causantes principales de su desajuste.

Entre enero y junio, el 'apagón nuclear' le costó unos 1.900 millones de euros a la empresa, explicó su presidente, Johannes Teyssen. El directivo recalcó que las graves dificultades económicas registradas hasta junio continuarán en los próximos meses, por lo que el grupo está obligado a actuar.

La multinacional se desprendería así de uno de cada ocho empleados con los que cuenta en la actualidad (la plantilla que la compañía alemana tiene en el mundo ronda los 85.000 trabajadores), «principalmente entre los que desempeñan tareas administrativas».

En un comunicado dado a conocer el pasado miércoles, afirmó que su objetivo, para mantener la competitividad, es reducir sus costes operativos «desde los 11.000 millones de euros de la actualidad hasta, aproximadamente, unos 9.500 millones». «En los últimos años y pese a los numerosos esfuerzos realizados, no logramos simplificar nuestra administración.

Pero tenemos que crear estructuras más simples, transparentes y con menores costes si queremos seguir formando parte del mercado en el futuro», justificó. «No podemos permitirnos en ningún lugar, pero sobre todo en Alemania, ningún nivel innecesario de gestión ni duplicaciones de procesos o trabajo», añadió Teyssen.

La empresa alemana cuenta, en España, con unos 1.300 empleados que ya han solicitado saber en qué medida se verán afectados por los recortes. E.ON remitió a las próximas semanas para ampliar la información y postergó hasta otoño el anuncio de decisiones definitivas. En Aragón, la compañía cuenta con dos centrales: una en Escucha (Teruel) y la otra en Escatrón (Zaragoza).

Según el sindicato Verdi, que criticó en términos muy duros el anuncio de Teyssen, al menos el 60% de los empleos se perderían en Alemania. El directivo no dio sin embargo detalles precisos al respecto.

Rebaja de resultados

Para el conjunto de 2011, E. ON espera un beneficio neto de entre 2.100 y 2.600 millones de euros. Hasta hace pocos meses calculaba poder ganar entre 3.000 y 3.700 millones de euros. En los seis primeros meses del ejercicio E.ON obtuvo un beneficio atribuido de 691 millones de euros, un 82,3% menos que en el mismo periodo de 2010. La cifra de negocio de la 'utility' alcanzó los 53.048 millones entre enero y junio, un 20% más, tras elevar un 19% las ventas de electricidad y mejorar un 14% las de gas.

«En vista de la intervención política y la extremadamente difícil situación económica, E.ON se ha visto forzada a reducir significativamente sus expectativas para 2011», indicó la empresa, que ahora espera un Ebitda ajustado de entre 9.100 y 9.800 millones y un beneficio neto ajustado de entre 2.100 y 2.600 millones de euros.

Además, ayer se anunció que se recortó el importe del dividendo previsto para este ejercicio, hasta un euro, desde los 1,30 euros previstos inicialmente. E.ON lideró las caídas en el Dax Xetra alemán con un descenso de casi el 11%. El grupo alemán cerró la sesión bursátil a un precio de 13,82 euros.

Etiquetas