Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AUTOMOCIÓN

Dos directivos de Renault, sospechosos de espionaje, tenían cuentas en Suiza

Los depósitos bancarios secretos de los dos responsables de la compañía automovilística estaban alimentados desde China.

Dos de los tres directivos del constructor Renault sospechosos de espionaje industrial tenían sendas cuentas bancarias en Liechtenstein y en Suiza, con 130.000 euros y 500.000 euros respectivamente, ingresados por una empresa china con sede en Pekín, según informó ayer en su página web el diario 'Le Figaro'.

La China Power Grid Corporation, "quizás un gigante de la distribución eléctrica", es la empresa que está tras esta red de espionaje, que los altos mandos de Renault investigaban de manera privada desde el pasado agosto, con la intención inicial de resolver el caso con toda discreción, aseguró el rotativo. Preguntados sobre la cuestión, los portavoces del fabricante prefirieron no hacer comentarios, agregó.

El dinero llegó a las cuentas bancarias citadas tras haber transitado por diversos intermediarios vía Shangai y Malta, explicó el diario.

Señaló, asimismo, que según sus fuentes, y contrariamente a lo afirmado por el número dos de Renault, Patrick Pélata, este fin de semana, en el vespertino 'Le Monde', no hay aún "una visión clara del conjunto de las informaciones susceptibles de haber sido transmitidas por los supuestos espías". En 'Le Monde', el director general de Renault aseguró estar sereno porque no se había perdido "ninguna pepita tecnológica".

China niega las acusaciones

Aunque Pélata no aludió a la pista china, 'Le Figaro' recuerda que esta quedó confirmada en "una nota de la Dirección Central de la Información Interior fechada el 7 de enero pasado".

"Por el momento solo se trata de un conjunto de sospechas convergentes que el contraespionaje francés" deberá estudiar en cuanto se le encargue oficialmente la investigación judicial, añadió.

Entre tanto, el portavoz de turno del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, dijo ayer que las acusaciones que implican a su país en el escándalo del espionaje industrial son "irresponsables e inaceptables". La fuente oficial declaró que China está al corriente de las informaciones aparecidas, y que "su supuesta implicación es totalmente carente de fundamento". Hong no hizo más declaraciones sobre las informaciones publicadas por el diario 'Le Figaro' según las cuales un gigante eléctrico estatal chino, con sede en Pekín, ingresó 630.000 euros en cuentas de dos de los tres directivos de Renault cesados por sospecha de espionaje de datos sobre el desarrollo de vehículos eléctricos, que en uno de los casos se fabricará en la factoría de Valladolid.

El Gobierno chino ha dictado varias políticas para promover la industria del coche eléctrico en el país.

Etiquetas