Despliega el menú
Economía
Suscríbete

FORO DE DAVOS

Confianza, regulación y valores éticos indispensables para salir de la crisis

"No saldremos de la crisis si no recuperamos la confianza", declaró el presidente del Foro, Klaus Schwab, al presentar el programa y la lista de participantes en la próxima reunión anual de su entidad, que tendrá lugar en Davos (Suiza) la próxima semana.

La severidad y complejidad de la actual crisis económica es tal que para salir de ella es indispensable restaurar la confianza y, al mismo tiempo, dotar al sistema económico-financiero de una regulación eficaz y de valores éticos, según la receta del Foro Económico Mundial.

"No saldremos de la crisis si no recuperamos la confianza", declaró el presidente del Foro, Klaus Schwab, al presentar el programa y la lista de participantes en la próxima reunión anual de su entidad, que tendrá lugar en Davos (Suiza) la próxima semana.

La crisis económica centrará las preocupaciones durante los seis días de reuniones (del 28 de enero al 1 de febrero), para las que se anuncia la llegada de 43 jefes de Estado y de Gobierno, de 17 ministros de Finanzas, de 19 presidentes de bancos centrales, de decenas de responsables gubernamentales de diversos países y de más de un millar de ejecutivos y empresarios.

Schwab y los responsables de la reunión anual insistieron hoy en su carácter "extraordinario", en vista de las circunstancias excepcionales en las que se celebra, con el mundo sumido en una crisis económica cuya complejidad, duración y profundidad aún se desconocen.

"El Foro no sólo abordará cómo manejar la actual crisis, sino que diseñará la agenda para después de la crisis", apuntó el presidente y fundador de la entidad, que durante años ha sido vista por muchos como una caja de resonancia de los dogmas del capitalismo.

Preguntado al respecto, Schwab dijo que él prefería "la noción de economía de libre mercado" en lugar de capitalismo y defendió que "siempre dije que la globalización sólo sería sostenible si servía a la sociedad en general".

"Para mí eso no es capitalismo, sino un sistema de libre mercado basado en reglas claras. Necesitamos un sistema global de reglas porque somos una economía global", recalcó.

Sostuvo que fueron los "participantes" en las reuniones del Foro los que promovieron los principios neoliberales y no su organización, que más bien alentaba "un sistema de regulación coordinado".

Según Schwab, la dificultad para entender la crisis actual se debe a que no se trata de una crisis tradicional, sino de una situación causada por la combinación y acumulación de distintos factores.

Citó en primer lugar el desequilibrio del crecimiento económico, basado en el consumo excesivo en algunos países (particularmente Estados Unidos), financiado con los ahorros y las exportaciones de países asiáticos.

A eso se sumó la crisis de las hipotecadas de alto riesgo ("subprime") y una crisis económica cíclica, es decir las que tradicionalmente se presentan cada cierto periodo.

En este contexto, consideró que la reunión de la próxima semana en Davos ayudará a "reconstruir la arquitectura financiera" y "relanzar la economía", a lo que contribuirá la presencia de los responsables de Finanzas y de las políticas monetarias de países claves.

El cambio climático y la necesidad de contar con valores éticos en el mundo de los negocios también serán temas prioritarios en el Foro.

Como ocurre tradicionalmente, la mayoría de participantes será de países occidentales (Estados Unidos y Europa), aunque China tendrá un lugar destacado -con la presencia de su primer ministro, Wen Jiabao- en consonancia con su importancia en la economía mundial.

También estarán el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, del Reino Unido, Gordon Brown, y de Alemania, Angela Merkel.

Las intervenciones de estos dos últimos se centrarán en la crisis económica, según adelantaron los organizadores.

Aunque la presencia de ejecutivos y empresarios se contará por cientos, observadores anotaron una menor participación del sector bancario.

Desde el punto de vista empresarial, América Latina tendrá una presencia marginal, mientras que del lado político representarán a la región los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe, y de México, Felipe Calderón.

Etiquetas